Escucha esta nota aquí

Continúa la pugna por el sillón municipal en Camiri. Hoy, Carlos Arispe, perfilado como alcalde interino de ese municipio, informó que se ha habilitado su firma para el manejo de los recursos de la Alcaldía y como prueba mostró documentación que respalda dicha afirmación. Esta situación reaviva el conflicto en la comuna camireña, pues Carlos Gambarte también asegura ser el alcalde de dicho municipio.

La situación genera acusaciones que son mutuas entre los adherentes de Carlos Gambarte y de Carlos Arispe, los dos concejales que, cada uno por su lado, se considera alcalde de Camiri. En horas de la mañana de este 22 de octubre se convocó a dos conferencias de prensa, una del jefe de gabinete de Carlos Arispe y otra por el gabinete de Carlos Gambarte. 

En la primera, Víctor Hugo Nogales, jefe de gabinete de Carlos Arispe, denunció que el hospital municipal sufre una carencia de medicamentos, insumos y equipos de bioseguridad para la lucha contra el Covid-19. Es más, indicó que el personal con ítem municipal está impago desde hace dos meses. 

Además, informó que ayer secuestraron la chequera, tres tractores, un camión cisterna y dos mochilas, violentando candados. Según Nogales, la gestión de Gambarte ha paralizado las actividades municipales; sin embargo, ahora se está trabajando para reponer todo el material que necesita el hospital.

En la conferencia de prensa del gabinete de Carlos Gambarte, Rafael Alvarado, director jurídico, reconoció que esta situación ha llevado a un escenario de ingobernabilidad a pesar de la legitimidad de Carlos Gambarte, “sustentado por la sentencia constitucional que le da la titularidad y que le restituye en el cargo de alcalde”, expresó. 

El abogado enfatizó que todas las acciones que se están emitiendo desde la administración de Arispe, como las resoluciones municipales, “causan un gran problema jurídico con los trabajadores, prestadores de servicios, consultores en línea e incluso instituciones”, aseguró.

Para Sunner Velasco, jefe de gabinete de Carlos Gambarte, los actos de Arispe y sus seguidores tiene una connotación política-económica-electoral. “Su objetivo es derrocar a Carlos Gambarte en complot con el Concejo Municipal basados en un informe técnico”, apuntó. 

Todos los miembros del gabinete de Carlos Gambarte rechazaron la denuncia de secuestro de la chequera. La responsable de Finanzas, Gabriela Ampuero, aseguró que Arispe “nunca tuvo la firma autorizada" y aseguró que todo es un show mediático con actos de vandalismo.

A la salida de la conferencia, varias personas estaban apostadas cerca de la puerta y algunos vecinos increparon a periodistas a voz en cuello con expresiones como “por qué llaman alcalde a Arispe si el alcalde es Gambarte”. No se vislumbra una solución inmediata para esta crisis que se viene arrastrando desde noviembre del pasado año.