Escucha esta nota aquí

Según la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), 1.151 centros poblados de los departamentos de Santa Cruz y Beni están bajo amenaza del fuego en tanto se mantengan las quemas y las condiciones atmosféricas actuales: altas temperaturas, humedad baja y falta de lluvias.

De ese total, 56 poblaciones están con alto riesgo de sufrir incendios, 763 poblados con riesgo medio y 332 con riesgo bajo, situación que ha obligado a la ABT a suspender de forma temporal las autorizaciones de desmontes y quemas en las regiones críticas, expresó el director, Clíver Rocha.

A decir del titular de la ABT, las autorizaciones legales de quemas llegan al 2%, lo cual significa que el 98% son ilegales, por lo que exteriorizó sus dudas sobre el efecto que podría tener la medida en la disminución de los focos de quema o los incendios.

“Sin embargo, hemos tomado la decisión de que en estos lugares críticos vamos a paralizar temporalmente los derechos de quema hasta que mejoren las condiciones climáticas que ayuden a apagar el fuego y establecer un cronograma que permita tener un mejor control del uso del fuego”, señaló la autoridad.

La suspensión temporal de autorizaciones afecta a 14 municipios: Exaltación, Huacaraje, Reyes, Riberalta, San Ramón (Mamoré), Santa Ana y Santa Rosa, en Beni; Concepción, Puerto Suárez, Roboré, San Ignacio, San José, San Matías y San Rafael, en el departamento de Santa Cruz.

“Las temperaturas van a variar a lo largo del mes entre los 18 y 32 ºC. No se pronostican lluvias durante el mes, la humedad está por debajo del 50% y los vientos están entre 30 y 50 km/h. Estos factores pueden desencadenar incendios forestales incontrolables”, advirtió Víctor Yucra, director en la ABT.

Consejo nacional

Otra de las medidas adoptadas para mitigar el impacto del fuego en esta época es la creación de un consejo nacional que articule a las Fuerzas Armadas, a la Policía, a la Fiscalía y a los municipios “para ejercer de mejor manera y con más fuerza” la fiscalización de las quemas y realizar actividades preventivas, expuso Rocha.

El fuego está vinculado a las actividades productivas en el oriente boliviano, por lo cual es difícil prohibirlo. “Los cañeros, los ganaderos y los agricultores queman. Hay que regularlo, porque no vamos a poder extinguir el uso del fuego”, concluyó Rocha.

Incendio controlado

Luego de siete días de trabajo intenso, decenas de brigadistas, con la intervención de un helicóptero, lograron apagar ayer el incendio forestal que afectaba a la zona conocida como Laguna Concepción, en el límite de los municipios de San José de Chiquitos y Pailón.

El capitán de navío Luis Johannssen Velasco, responsable departamental de Defensa Civil, manifestó que la principal cresta de fuego fue sofocada con ocho descargas aéreas de agua (23.000 litros aproximadamente).

Sin embargo, en un sobrevuelo, el helicóptero detectó otros incendios en San José, en la zona de Taperas. “Bomberos forestales están sofocando ese incendio. Si fuera necesario el concurso del helicóptero, se desplazará hasta allá”, señaló Johannssen. Yovenka Rosado, coordinadora del Programa de Incendios Forestales de la Gobernación, corroboró que el incendio de Laguna Concepción fue extinguido gracias a la estrategia de combate y trabajo coordinado de las brigadas. Rosado indicó que la alerta roja se mantiene, con énfasis en la Chiquitania.

La medida permitirá a los municipios prever los recursos humanos, logísticos y econó- micos para que sigan atendiendo las emergencias y evitar que afecten a viviendas o personas.

Tags

Comentarios