Escucha esta nota aquí

Por: Jorge Huanca

El fuego en el departamento cruceño no da tregua y ya son seis los municipios declarados en desastre por incendios forestales. Se trata de San Rafael, Charagua, San Matías, Roboré, San José de Chiquitos y Puerto Suárez.

La directora de Recursos Humanos de la Gobernación, Adita Montaño, indicó que el trabajo arriesgado de los bomberos forestales, técnicos, instructores, y voluntarios de diferentes unidades, hacen frente a los incendios para evitar que arrasen con más hectáreas, porque hasta el momento, 1.658.174 hectáreas ya han sido consumidas por el fuego.

De acuerdo con el último registro, hay 24 puntos activos de incendios en nueve municipios, donde 388 personas están desplazadas aplacando las llamas, además se tiene 10 maquinarias para apoyar las tareas por tierra.

“Lamentamos que cuatro áreas protegidas están con incendios, estas son: Anmi San Matías (San Matías), Otuquis (Puerto Suarez), Ríos Blanco y Negro (Concepción) y APM Serranía San Lorenzo (San Javier). Estas son nuestras áreas protegidas que están siendo quemadas”, precisó Montaño.

El fuego no cede, porque mientras las brigadas logran mitigar algunos incendios, aparecen otros, lo que hace más difícil controlar las llamas.

Ayer dos incendios fueron controlados y liquidados, uno en la comunidad Antofagasta, en San Carlos, y el otro en el Parque Amburaí, en Guarayos. Paralelamente se reportó un nuevo incendio en la propiedad La Habana, en Concepción.

Montaño señaló que además de las brigadas de la Gobernación y de los municipios afectados, hay unas seis brigadas de bomberos voluntarios del país que están trabajando en las zonas.

El incendio en Puerto Suárez se reactivó el fin de semana y se descontroló en la zona de Pimiento, cerca de la laguna Cáceres. Por el momento la bahía se encuentra seca, indicó el subgobernador de la provincia Germán Busch, Alex Antelo.

Indígenas en emergencia

La Central Indígena de Comunidades de Concepción (CICC), con sus 56 comunidades, mediante un pronunciamiento público, se declaró en estado de emergencia por los incendios forestales, que por tercer año consecutivo afecta al territorio de Monte Verde.

La CICC, da cuenta que hasta ahora seis comunidades perdieron sus cultivos, donde cuatro planes de manejo resultaron afectados y más de diez comunidades están amenazadas por el fuego.

“El impacto ambiental hacia los animales y los bosques es totalmente negativo. El agua está siendo contaminada por las cenizas, además la salud de las familias está siendo afectadas por el humo que causa daños respiratorios y conjuntivitis, entre otros males”, dice el documento firmado por la presidenta de la CICC, Margarita Cambará y su directorio.

Es por ello que solicitan ayuda a las autoridades para que intervengan con apoyo, con equipos e indumentaria de combate al fuego, vehículos, combustible, personal voluntario, agua y alimentos para las comunidades afectadas, atención médica y forraje.

Comentarios