Escucha esta nota aquí

A dos semanas del plazo para pintar y remozar los nichos, con miras a la festividad de los difuntos, la gente se ha empezado a aglomerar en el ingreso principal al Cementerio General para solicitar la debida autorización (para cualquier nicho de los 23 cementerios municipales) .

Las puertas se abren a las 8:00 y desde entonces la fila y el descontento de quienes llevan dos horas esperando se hace evidente.

Los impacientes interesados están desconformes porque si en el sistema salta que deben algún año en sus impuestos y ellos no tienen consigo la boleta en físico que demuestre lo contrario, van a tener que volver a cancelar, acudiendo a la oficina del SER.

Los que critican dicen que el sistema se volvió computarizado desde 2012 y si es que, por algún motivo, no se subió la información del pago de sus impuestos de los años anteriores, y el interesado no tiene la boleta manual, va a terminar cancelando por segunda vez el impuesto faltante.

Además de ello, las quejas se acumulan porque únicamente el dueño del mausoleo puede hacer el trámite, no se admite a otros, así sean familiares. Ni qué decir de la patente de Bs 60 que se está cobrando desde este año para obtener la autorización de limpieza y pintado.

Ronald Romero, director de cementerios municipales, explicó que los dolientes deben contar con los impuestos al día para iniciar el trámite para obtener la orden de refacción en los camposantos municipales, previo pago de la tasa anual de Bs 60.

Recordó que según una ordenanza municipal estipula que los mausoleos pueden ser revertidos en caso de arrastrar una deuda de dos años en los impuestos, además de abandono de nichos, que puedan poner en riesgo la seguridad de las personas que acuden a los cementerios en Todos Santos.