Escucha esta nota aquí

La demanda de materiales y equipos de salud se ha incrementado notoriamente debido a la pandemia y el oxígeno no es la excepción. Varios distribuidores y comercializadores en Santa Cruz confirman que la necesidad de la población por adquirir este producto y sus accesorios ha obligado a subir los precios a más del doble, porque las unidades que están recibiendo de las importadoras son cada vez más escasas.

En las redes sociales se está haciendo cada vez más común solicitar plasma, pero también información de a dónde recurrir para tener acceso a un tubo de oxígeno para auxiliar a un familiar al que ya le está faltando capacidad para respirar. 

“Muchas personas que tomaron sus previsiones y adquirieron los cilindros de oxígeno en marzo, lo hicieron a tiempo, porque ahora la demanda se ha elevado en un 100%”, explica Mayra Antelo, propietaria de Serox.

Mi teléfono suena a cada rato, me llaman hasta en la madrugada. Ya hay una escasez en el mercado y los importadores nos han informado que los pedidos que hemos hecho nos llegarán en julio. Sabemos que será solo una parte. Lo más probable es que no contemos con los reguladores. A los que trabajamos en esta área nos está costando conseguir el material, mucho más a la gente que los necesita”, añade Antelo, que afirma que la demanda es más de personas particulares, que de centros de salud.

Un equipo completo de oxígeno incluye el cilindro, regulador, humificador, mascarilla y agua desionizada. Antes de marzo, un cilindro hospitalario de ocho metros cúbicos se podía encontrar en Bs 1.800 con todo el kit. Ahora, con todo el equipo, por menos de Bs 2.900, no se lo encuentra.  

En la empresa Oxígenos del Sur  el equipo completo de tubo de acero de seis metros cúbicos, más manómetro regulador, vaso humificador y mascarilla cuesta Bs 1.650.

En Serox ofrecen cilindros portátiles de seis y ocho metros cúbicos. Estos dos últimos son los hospitalarios. Actualmente, todavía cuentan con cilindros de seis m3. Generalmente están vendiendo de cinco a siete unidades diarias. 

En Servicios Hospitalarios Bohórquez se vende a Bs 1.970 el cilindro de dos metros cúbicos.

Grace Rodríguez, de Gasox, asegura que, en estos últimos meses, ha estado ofreciendo el equipo completo a los precios regulares (entre Bs 1.500 y Bs 2.000), pero debido a la alta demanda se verá obligada a aumentarlo, sobre todo porque las importadoras también le han subido el precio. 

Por el momento no cuenta con un stock, los pedidos le deben llegar el jueves. Ha solicitado equipos de dos, seis y ocho metros cúbicos. Los traen de Argentina.

“No hay kits, no hay cilindros, entonces, lograr que un mayoritario le venda al precio original es muy poco probable. El de ocho metros cúbicos casi no se encuentra en ninguna parte desde hace más de dos semanas. Muchas personas me piden, pero no hay en todo Santa Cruz, creo que ni en La Paz”, asevera.

En Perú, donde la pandemia se ha salido de las manos ya hubo crisis de oxígeno y sus autoridades reconocieron que persisten los problemas de distribución y de escasez de cilindros de oxígeno, tan requerido por la población, como una medida de auxilio urgente. 

El mismo presidente del vecino país, Martín Vizcarra, reconoció la inconformidad de la población y anunció medidas de emergencia para aumentar la producción y el acceso al oxígeno con fines médicos, es más, lo declaró como un recurso estratégico de salud.

Cómo preparar el tanque de oxígeno para usarlo por primera vez



1.    Lávese las manos.
2.    Quite la cinta plástica de la parte superior del tanque. Quite la junta de seguridad y deséchela.
* Nunca prepare el tanque sin quitarle la junta de seguridad.
3.    Purgue la conexión del tanque:
* Mueva la punta de salida del oxígeno hacia el lado opuesto de donde haya gente.
* Conecte la llave (viene incluida con el sistema de oxígeno) a la válvula que se encuentra en la parte superior del tanque.
* Gire la válvula hacia la izquierda (en el sentido contrario a las agujas del reloj). Si oye un ruido de escape, significa que el oxígeno gaseoso está saliendo de la botella.
* Pare cuando oiga el ruido, y cierre la válvula, girándola hacia la derecha (en el sentido de las agujas del reloj). No la ajuste demasiado.
4.    Siempre verifique que la válvula, el regulador y la arandela selladora no tengan nada de aceite ni grasa.
5.    Coloque la arandela selladora en el tanque.
6.    Coloque el regulador en el tanque.
* Verifique que las tres clavijas del regulador estén alineadas con los tres agujeros de la botella.




* Cierre la rosca en forma de “t” para conectar el regulador a la botella.
* Lentamente, dele una vuelta completa a la válvula utilizando la llave (en el sentido contrario a las agujas del reloj) para abrir el flujo de oxígeno.
* Si oye un ruido de escape fuerte, significa que hay una pérdida. Gire la llave en sentido de las agujas del reloj para volver a cerrarla.
7.    Revise el medidor de presión.
8.    Conecte el tubo al enchufe del regulador.
9.    Gire la perilla del caudalímetro hasta la marca de litros por minuto que le haya indicado el médico.
* Para obtener la cantidad de oxígeno que queda en la botella, espere hasta que la válvula esté completamente abierta.