Escucha esta nota aquí

Los puntos clandestinos de comercialización de medicamentos en la capital cruceña suman por lo menos 100, la mayoría en los mercados populares, según los datos que maneja el Servicio Departamental de Salud (Sedes), que ejecuta un plan para decomisar y destruir estos productos, luego de detectarse en La Paz una red de falsificación de medicamentos.

A decir de Marcelo Ríos, director del Sedes, estos operativos fueron planificados hace un mes; se empezó, supuestamente, por los negocios privados y continuarán de acuerdo con un cronograma en los puntos donde estos comerciantes hacen la venta libre de medicamentos, poniendo en riesgo la salud de la población.

El sábado, en la Feria Barrio Lindo, el Sedes intervino algunos lugares y decomisó un lote importante de fármacos.

Ayer, personal del Sedes irrumpió en la zona de La Ramada, con la intención de verificar unas tiendas denunciadas, pero las halló cerradas. Acto seguido, el equipo se dirigió a un supermercado del segundo anillo y avenida Piraí, donde se verificó que se vulnera la norma al vender medicinas en las cajas registradoras. “Ningún medicamento puede ser comercializado en la vía pública, en los mercados o ferias. En La Ramada hemos identificado unas distribuidoras pequeñas, pero estaban cerradas”, indicó Ríos, quien agregó que el cierre de estos negocios fue puesto en conocimiento de la Fiscalía.

“Hemos identificado más de 100 puestos clandestinos de medicamentos en los mercados”.

En La Paz, el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Jhonny Aguilera, informó de que las investigaciones apuntan a que la banda que comercializaba medicamentos adulterados generaban un movimiento económico cercano al millón de dólares, cifra que aguarda ser corroborada por la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF).

Bioquímicos, indignados

En el Colegio de Bioquímicos, presidido por Freddy Zeballos, calificaron de show el operativo del Sedes, señalando que lo viene haciendo desde hace tiempo, sin resultados. “Está operando de la misma forma como lo ha hecho a lo largo de 20 años en los lugares donde no deben existir medicamentos. La ley dice que donde haya una farmacia legal o ilegal que no tenga un profesional del ramo y autorizaciones, deben retirar esos fármacos, sean adulterados o buenos, e iniciar el proceso correspondiente”, dijo.

Ríos corroboró que la ley de medicamentos ‘es clara’ al indicar que la venta de fármacos en lugares no establecidos, procede el decomiso, pero aclaró que su despacho no puede clausurar locales de los mercados, porque ese rol le corresponde a otro ente del Estado.

Zeballos anunció que presentará una denuncia contra Ríos y otras autoridades por el delito de incumplimiento de deberes.

Comentarios