Escucha esta nota aquí

La rotonda del Plan Tres Mil también conocida como el Obelisco, por la infraestructura que hay al medio de la rotonda, ha sido el centro y el escenario de enfrentamientos entre quienes apoyan el paro cívico indefinido, que está a punto de llegar al final de la primera media jornada, y los que respaldan al presidente Evo Morales.

La tensión en esta zona de la ciudad comenzó desde temprano, ya que un grupo de jóvenes que apoya el movimiento cívico tomó la simbólica rotonda, sorprendiendo a quienes, de forma casi tradicional en estos movimientos, no acatan los paros y tratan de mostrar que en la zona la normalidad reina.

Sin embargo, pasadas las 7:30 lo que comenzó con un duelo de cánticos de insultos entre los dos bandos, terminó por desbordarse y se enfrentaron a pedradas entre el centenar de personas que allí se habían congregado.

De la refriega al menos cuatro personas resultaron heridas y fueron ingresadas a la Clínica Virgen Milagrosa, que está al frente del Obelisco. El encargado de la seguridad cerró la puerta de ingreso, una reja metálica oxidada, para evitar más grescas entre los agredidos y los agresores.

Cuando la rotonda volvió a ser del dominio de las personas que apoyan al Gobierno y en sus cánticos insultaban al candidato a la presidencia, el expresidente Carlos Mesa, la gente que había retomado el lugar atacó a los medios de comunicación que se encontraban en la zona, acusándolos de vendidos y amenazando con golpearlos

Ante el asedio prensa local e internacional se alejó del sitio para, desde una prudente distancia cubrir lo que ocurre allí.

Poco después de las 10:00 y en medio de la tensión que todavía se vive en el lugar, una joven que pasó por el sitio y les gritó a los que apoyan al Gobierno, "Bolivia dijo No", provocó que una turba la persiga hasta que pudo esconderse en una tienda.

La turba pateó por algunos minutos la cortina metálica y cuando un joven intentó defender a la muchacha, la turba lo atacó, golpeándolo con piedras y palos hasta que abrirle una herida en la frente, además de múltiples contusiones.

Rodeado por los medios de comunicación, que pese a las amenazas e insultos siguen de cerca lo que ocurre en el Plan Tres Mil, el herido fue ingresado al centro de salud ha sido atendido.