Escucha esta nota aquí

Era un cachorrito de apenas siete meses de edad y pesaba 7 kilos cuando fue rescatado de las manos de traficantes de la vida silvestre en Ivirgarzama (Chapare), quienes lo ofrecían para la venta en las redes sociales. Las autoridades nacionales decidieron poner al pequeño jaguar bajo el cuidado del personal del Centro de Atención y Derivación de Animales Silvestres de la Gobernación, donde decidieron llamarlo Hernán. Debido al maltrato que sufrió, el felino tenía algunos dientes rotos y problemas en los intestinos, por lo que fue operado en dos ocasiones en la clínica de la Uagrm.

Pasaron dos años y medio desde su rescate y cuando Hernán alcanzó los 100 kilos de peso, las autoridades decidieron que era hora de trasladarlo a un mejor lugar, es decir, al refugio de animales silvestres La Senda Verde, ubicado en Yungas (La Paz).

Su traslado no fue fácil. Se hicieron todas las gestiones para que Hernán llegue sano y salvo a su nuevo hogar, dentro de una caja de madera. Se le suministró un anestésico para que su transporte sea seguro desde el aeropuerto Viru Viru hasta La Paz. Desde allí hasta Yungas fueron más de dos horas de viaje por tierra dentro de la misma caja.

Lo acompañó Raúl Rojas, el funcionario de la Gobernación cruceña que ha estado a cargo de su cuidado durante su permanencia en Santa Cruz. “En el viaje, (Raúl Rojas) le ha hablado para que esté tranquilo”, comentó Virginia Ossio, directora de La Senda Verde.

Rojas, coordinador de Biodiversidad de la Gobernación de Santa Cruz, indicó que el traslado de este joven jaguar fue coordinado entre el ente departamental, el Ministerio de Medio Ambiente y los bomberos voluntarios de La Paz.

Aunque Hernán no podrá retornar nunca a su hábitat natural, en su nuevo hogar tendrá un área de 5.000 metros para movilizarse. “Estamos contentos. Es una buena noticia para todos los que trabajamos y amamos a los animales”, dijo Cinthia Asín, de la Gobernación de Santa Cruz antes del embarque.