Escucha esta nota aquí

Por: Eduardo Ruilowa

Alfredo Iraipi, de 35 años, está hace más de cinco años postrado en una silla de ruedas especial donada por Davosan debido a múltiples complicaciones ocasionadas por un infarto medular, esclerosis múltiple y mielitis transversa. Hace más de dos años que no ve el rostro de su hijo Y.I.M. y su mayor deseo en esta Navidad es saber si el pequeño está bien.

El pasado 8 de noviembre, EL DEBER publicó una nota que contaba la triste historia de don Alfredo, a quien hace dos años la madre de su hijo le arrebató al menor y cortó toda forma de contacto con él, pese a que Alfredo cuenta con la custodia provisional a su favor. Comenta que, hasta la fecha, no ha recibido ninguna novedad de su hijo.

El 21 de octubre, el pequeño intentó contactarse con Alfredo a través de un pedido de ayuda por la aplicación TikTok donde le pedía que lo llamara, pero Alfredo debido a su condición demoró en conseguir crédito para su celular y cuando intentó llamarlo ya era demasiado tarde, pues el número se encontraba bloqueado.

“No ha cambiado nada la situación, he intentado contactarlo por TikTok. Me creé otras cuentas para mandarle mensajes porque de la otra me bloqueó, pero tampoco fue posible, no logré nada, solo me frustré más”, contó apenas con la voz entrecortada.

“Todos los días publico en mi Facebook diciendo que lo extraño y que cualquier información que tengan de el me escriban porque es muy triste mi situación. Ya son dos navidades sin mi hijo, no me siento bien, todos los días es dolor y sufrimiento, me cuesta mucho seguir”, agregó.

Para Alfredo es muy complicado acudir a las instancias correspondientes para solicitar apoyo debido a su condición. “Hasta ahora no he ido a la defensoría de la niñez porque mis salidas son muy complicadas, yo no puedo nada solo y tengo que salir en taxi, pero no tengo los recursos para movilizarme”, indicó.

Alfredo pasará la Nochebuena con su madre, quien se encarga de cuidarlo todos los días y se hace cargo de los gastos del hogar ya que él no puede trabajar. Alfredo comenta que no tiene ganas de festejar la Navidad porque siente mucho dolor al no poder ver a su hijo.

“Por lo menos quisiera tener una novedad y poder decirle que lo amo. Hijito, si lees esto quiero que sepas que te extraño y que donde sea que estés te deseo lo mejor en esta navidad. No voy a descansar hasta poder hablar con vos”, dijo Alfredo, quien no pudo contener las lágrimas.

Apela a la solidaridad de la gente

Alfredo solicita a las autoridades que se contacten con él para ayudarlo a tener novedades de su hijo, debido a que para él es muy complicado salir de casa.

De la misma forma, pide a la población que puedan colaborarlo con un aporte económico para los gastos de su medicación y pañales ya que su madre trabaja todo el día para cubrir sus necesidades, pero aún así el dinero no alcanza porque sus medicamentos son muy costosos.

El número para colaborar a Alfredo es el 78075458.

Comentarios