Escucha esta nota aquí

Los familiares hoy le darán el último adiós a Giovana Mónica Limachi Alejo (38) que la noche del miércoles le dispararon en el pasillo de su casa. Así lo confirmó la hermana de la fallecida al señalar que la familia todavía no lo puede creer lo sucedido y esperan que las autoridades sean las que puedan dar con los autores de este violento crímen.

La hermana de la víctima señala que todavía no pueden asimilar lo sucedido, aunque los papás señalaron que ella no tenía enemigos, pero sospechan que puede ser su expareja con la que enfrentaba un pleito.

El proyectil asesino, posiblemente calibre 32 o 38, ingresó por el maxilar inferior, causó daños en piezas dentales y en la lengua antes de alojarse en la parte posterior de la cabeza de la víctima, que fue trasladada a un centro médico, pero llegó sin signos vitales, informó el fiscal José Parra.

Al investigador le llama la atención que el sujeto hubiera llegado a disparar directo a Limachi, a la que prácticamente le puso el caño en el mentón y abrió fuego.

Las tres personas que estuvieron presente en el momento del hecho fueron las primeras en declarar, porque el delincuente joven, cubierto con un ‘saco-canguro’, interceptó a Giovana en el pasillo de su casa, la mató de un disparo de arma de fuego en la cara y se llevó la cartera con dinero de la víctima, que acababa de llegar de la Feria Barrio Lindo, donde comercializaba electrodomésticos.

La acción delictiva, que tuvo lugar a las 20:07 en una esquina de las calles Prolongación Moldes y Félix Romero (en Barrio Lindo), fue perpetrada por el matón en presencia de dos empleadas de la mujer y del taxista, Rodrigo Salazar, que las había trasladado desde la feria hasta su domicilio.

Los familiares desconfían de un exenamorado o de extrabajadores de Giovana. “Ella recibió $us 25.000 de sus clientes de provincias que todos los miércoles venían a pagarle”, dijo Alicia Alejo, madre de la fallecida.