Escucha esta nota aquí

En la jornada de este jueves, la Dirección Nacional de Régimen Penitenciario procedió a la entrega masiva de ivermectina y de otros medicamentos e insumos a reclusos de la cárcel de Palmasola con la finalidad de ejercer un control y frenar la ola de contagio de Covid-19.

La entrega, a través de personal médico, se realiza después que se detectaran dos casos positivos; uno en régimen abierto del PC-4 de hombres y otro en el PC-2 del sector femenino.

El director departamental de Régimen Penitenciario, Mauricio Romero, informó a EL DEBER que durante la jornada se procedió al suministro de medicamentos y a valoraciones a cargo de brigadas médicas que ingresaron preparadas para realizar esa labor preventiva.

Hasta el momento en la cárcel de Palmasola, la más poblada de Bolivia, con casi 6.000 privados de libertad, hay dos casos positivos detectados en una mujer y un hombre. Estas personas permanecen aisladas y recibiendo asistencia médica de manera permanente, pero están estables.

Al mismo tiempo se pudo detectar a 17 hombres privados de libertad sospechosos con síntomas y 10 mujeres que fueron aisladas por previsiones. Además las brigadas médicas procedieron a sacar muestras y se esperan los resultados.

La cárcel de Palmasola, por decisión voluntaria de toda la población penal, ingresó en un encapsulamiento indefinido desde el lunes luego de descubrirse dos casos positivos de Covid-19.

Desde ese día no ingresan jueces, fiscales ni abogados. Las audiencias para los reclusos se realizan de manera virtual para no causar retardación en los procesos por diferentes delitos.

Los familiares de los reclusos pueden hacer llegar víveres, pero solo hasta la puerta principal. Los policías de la seguridad son los encargados de hacerles llegar hasta sus pabellones. Este fin de semana se tiene previsto tareas de desinfección en todos los ambientes.

Comentarios