Escucha esta nota aquí

Todo el personal de enfermería, el de limpieza y hasta el chofer de la ambulancia se declararon en emergencia este domingo y dejaron de trabajar en el pabellón para pacientes con coronavirus del Hospital General Dr. Alberto Navarro de Guayaramerín (Beni), en protesta porque las autoridades nacionales no cumplieron en entregar ítems de salud y, la noche del sábado, llegaron con invitaciones eventuales de trabajo.

La medida ha puesto en figurillas a las autoridades de salud locales, puesto que, en estos momentos en el pabellón Covid-19 hay cinco internados en terapia intensiva, además de dos pacientes en otro ambiente.

“Es un problema grave, porque tenemos cinco internados en terapia intensiva. Estamos haciendo la representación ante el Comité Municipal de Emergencia Municipal y al nivel central para que den respuesta de cómo dar solución al asunto, porque hay atentado contra la vida y la salud de la población”, dijo Robin Ojopi, coordinador de la Red de Salud 08.

Todo el personal de enfermería trabaja con contratos municipales y, cuando se habilitó el centro Covid-19, varias enfermeras que trabajaban en otras áreas pasaron a atender a pacientes positivos por coronavirus, con la promesa de que las autoridades les iban a conseguir ítems ministeriales.

Empero, no fue así. La noche del sábado, llegó una comitiva gubernamental encabezada por el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, entregó unos equipos y dejó algunos contratos temporales denominados invitación eventual, lo que molestó a las auxiliares de clínica, puesto que consideran que, al estar expuestas al riesgo de contraer el virus, al menos los ítems les dan la seguridad laboral.

“Las autoridades nos dijeron que, por lo menos, nos iban a conseguir un ítem ministerial porque trabajar con positivos es riesgoso y resulta que nos llega esa invitación, eso nos molestó. Nosotros trabajamos, una por turno, durante 12 horas sin poder tomar agua ni comer, pues no debemos sacarnos el traje de bioseguridad”, explicó Gladys Chuy.

El sacrificio de estas enfermeras es grande, puesto que desde que la pandemia empezó a golpear en Guayaramerín, no van a sus casas a visitar a sus familias. Luego de cumplir sus horas de trabajo, se aíslan en un hotel contratado por autoridades de Salud para alejar un posible contagio a sus seres queridos.

“Nosotros atendemos a los pacientes y nos aislamos cuando terminamos nuestros turnos. Para no contaminar a nuestras familias, nos quedamos en un hotel que nos dieron las autoridades. De eso no nos quejamos, pero lo que a mis colegas y a mí realmente nos duele es que nos hayan llegado las invitaciones eventuales y no los ítems”, agregó Chuy.

Otra enfermera que no dio su nombre, indicó que jefes de salud del sector las habían presionado para que volvieran al trabajo, señalando que personal de La Paz estaba listo para reemplazarlas.

“Somos el pilar fundamental de esta sala Covid-19, queremos trabajar, pero una invitación no nos da seguridad laboral. En la Red de salud 08 nos dijeron que muchas enfermeras en La Paz querían venir a trabajar en vez de nosotras. Que vengan, sabemos que no hay quien quiera venir a trabajar en estas condiciones”, manifestó la mujer.

Otra licenciada considera que el ministro Núñez se burló del gremio al llevar contratos temporales, siendo que las enfermeras siempre “están al pie del cañón día a día. Llueva, truene o relampaguee estamos trabajando sin descansar”.

Otra funcionaria sanitaria describió algo de las labores que cumplen a diario atendiendo a los enfermos de coronavirus. “Es muy sacrificado, porque el paciente está cerca de la muerte. No está estable, no se alimenta por sí solo; no puede levantarse, hay que llevarlos al baño. Somos pulpos, hacemos todo, pujamos con el tubo de oxígeno para trasladarlo de un lado a otro”, puntualizó la mujer.

Ojopi, encargado de la Red 08, indicó que él y su personal están dispuestos a realizar un doble esfuerzo para luchar contra la pandemia y cree que el sector de las enfermeras no entiende la situación que se vive en Guayaramerín, el municipio más afectado por el Covid-19 en Beni, después de Trinidad.

“Hay personal de salud que están exigiendo sus ítems e incluso quiere percibir doble y eso está mal. El que trabaja en el laboratorio, las enfermeras del pabellón Covid, las de terapia intensiva, los de limpieza y el chofer, se sumaron a la huelga. Las autoridades nacionales se han comprometido en buscar una solución, pero ellas quieren algo escrito”, lamentó Ojopi.

En Guayaramerín, ciudad fronteriza con Brasil, hay 22 pacientes con Covid positivo y un deceso: el de un policía. Asimismo, resta confirmar mediante pruebas la causa del fallecimiento de otras dos personas sospechosas de haber contraído la enfermedad.

Entrega de equipos

El ministro Núñez y su comitiva entregaron el sábado al hospital General cuatro respiradores, con sus respectivos monitores y dos camas para unidades de terapia intensiva.

Además, dejaron un lote de medicamentos, entre ellos azitromicina y paracetamol.


Tags