Escucha esta nota aquí

Como Beiby Guísela Pardo Rodas fue identificada la mujer de 42 años que la madrugada del miércoles murió en un centro estético, aparentemente clandestino, durante un tratamiento de adelgazamiento.
La víctima fue abandonada por una mujer en el hospital Japonés y, luego, en la autopsia legal, se comprobó que la sometieron a 70 pinchazos en la cara, el tórax, el abdomen y debajo de los brazos, al parecer, para inocularle una sustancia, cuya composición los investigadores esperan conocer cuando lleguen los resultados de los análisis de laboratorio.

Beiby Guísela, de profesión profesora, pasó varias horas en la morgue del hospital de la Pampa de la Isla sin ser identificada, pero finalmente los familiares dieron con ella y retiraron el cuerpo a las 2:00. Ayer, a las 14:30, agentes de la Felcc y el fiscal José Parra allanaron la estética secreta que funcionaba en el segundo piso de un inmueble situado en el número 364 de la avenida Melchor Pinto.

Funcionamiento ilegal
El centro de estética en cuestión estaba abandonado. La responsable o dueña, identificada como Jimena Reyes, dejó todo y se ignora su paradero.

El lugar tenía una sala pequeña de espera, un ambiente que parecía ser el quirófano, un cuarto con camas, al parecer para recuperación, y el mesón de la cocina servía de mostrador y de oficina.

En un pasillo se encontró un letrero que decía Vida, salud y estética integral. También había una fotografía grande enmarcada en la que posan varias personas, aparentemente, médicas, entre las que figura la dueña del recinto clandestino.

El fiscal José Parra ordenó el secuestro de documentos, fotos, medicamentos y de una sustancia transparente envasada en plásticos. Ayer, otra clienta que dijo llamarse Ana Paola (35) fue a la estética a echarle en cara a la Dra. Reyes que el biopolímero (silicona líquida) que le aplicó en los glúteos le ha causado serias lesiones