Escucha esta nota aquí

El arzobispo de Santa Cruz, Monseñor Sergio Gualberti, presidió la eucaristía del segundo domingo de adviento, tiempo de preparación para el nacimiento del Hijos de Dios que se festeja en Navidad. Durante su homilía centró su mensaje en la necesaria reconciliación que requiere el país para disfrutar "una convivencia de paz y bien para todos".

La interpretación de las lecturas bíblicas presentada por Gualberti  resaltó los "tiempos difíciles" que se viven en Bolivia y la necesidad de que los creyentes marquen el sendero para la reconciliación.

"Para vivir en paz, en un país y entre naciones, es indispensable contar con una justicia libre e imparcial y en solidaridad fraterna", remarcó el prelado. 

Los tiempos actuales, describe el Arzobispo, están marcados por "violencia, amenazas, confrontaciones y sentimientos de odio y rencor". 

Para revertir esta tendencia social destructiva, Gualberti clama par que "no caigamos en la tentación de responder con la misma lógica" y la respuesta se enmarque "en el testimonio desde el amor y la justicia de Dios, con palabras, actitudes y gestos de reconciliación y perdón".

Gualberti también recalcó la celebración de la novena a la Mamita de Cotoca, una festividad que despierta la fe de los cruceños. "No hay mejor manera de prepararnos para la festividad de Navidad que dejarnos llevar de la mano de la Virgen de Cotoca" propuso. 

Las peregrinaciones a Cotoca estarán marcadas por las medidas de bioseguridad aprobadas por los municipios. Por ello, además de la suspensión de los actos masivos y la reducción del aforo del santuario a un 50% de su ocupación, la Iglesia pide que la peregrinación se pueda realizar en diferentes días y resguardar, con dicha medida, la salud de los fieles.


Comentarios