Escucha esta nota aquí

El arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, expresó su preocupación ante el rebrote del Covid-19 y pidió a los fieles que extremen las medidas de bioseguridad "para preservar la vida y la salud". Durante las festividades navideñas, la Iglesia católica asumirá todas las medidas sanitarias y las restricciones dispuestas por las autoridades para las celebraciones religiosas.

En el cuarto y último domingo de Adviento, Gualberti enfatizó en la acción de fe que María demostró para traer al mundo al Hijo de Dios. El sí de María es la respuesta a un Dios cercano y confiable que "elige lo pequeño y descartado del mundo para hacer grandes cosascomo la elección de María para traer la salvación en el hijo de Dios", manifestó el religioso.

"Nuestro sí, como el de María, tiene que ser generoso y por toda la vida", explica monseñor. Además, considera que Dios nos habla de mil maneras, "en el silencio de una iglesia o en la oración en la comunidad", pero también "en la vida cotidiana, en el trabajo, en la relación con los demás" y nos plantea que seamos defensores del "orden armonioso de Dios". 

Gualberti recalca que el llamado de Dios implica "un compromiso profundo para preservar con total esmero la vida". En estos días en los que se expande la pandemia del Covid-19 con renovada virulencia, "estamos llamados a decir nuestro sí al Dios de la vida", dijo.

El incremento diario de los casos de contagios "implica dar la prioridad absoluta a la defensa de la vida por encima de los intereses personales, económicos, sociales y políticos", añadió.

Ante el inicio de las campañas políticas, "que ocupan los primeros titulares de los medios de comunicación", Gualberti pide que no se deje en la sombra "la gravedad de los momentos que estamos viviendo por la pandemia".

Convoca a todos y cada uno para que "seamos corresponsables" y evitemos los descuidos y superficialidades que puedan favorecer los contagios. "Cumplamos con esmero las medidas sanitarias y de bioseguridad", reclama el prelado.

En estos momentos de explosión de casos, y ante la proximidad de las celebraciones de fin de año, Gualberti recuerda que "ningún esfuerzo o ningún sacrificio por preservar la vida y la salud estarán por demás".

Al respecto, anunció que la Misa de Gallo, la celebración eucarística que conmemora el nacimiento de Jesús la noche del 24 de diciembre, se realizará en todas las capillas antes de las 20:00 horas y cumpliendo con todas las restricciones dispuestas por las autoridades como el uso del barbijo, la reducción del aforo y el distanciamiento social.

"Pidamos al Dios de la vida que nos acompañe y proteja para que podamos pasar  un Navidad en serenidad, armonía y paz", deseó Gualberti a todos los bolivianos.

Comentarios