Escucha esta nota aquí

El arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, exhortó a los diversos sectores de salud para que depongan su convocatoria de huelga en estos momentos de pandemia que se viven en el país. Animó a los profesionales para que busquen en el diálogo "soluciones concertadas".

"Hago un llamado a los sectores de salud que están movilizados para que busquen alternativas al paro indefinido, una medida extrema de grave responsabilidad moral y humanitaria, que en esta calamidad de la pandemia podría causar un sinnúmero de muertos", expresó el religioso durante su homilía dominical  en la catedral cruceña.

Así mismo, Gualberti pidió que continúen con "un diálogo sincero, responsable y respetuoso con las autoridades públicas correspondientes y a no escatimar esfuerzos para encontrar una solución concertada que redunde en beneficio de la salud de todos los bolivianos".

Hasta el momento, los salubristas han manifestado su intención de realizar un paro, a nivel nacional, de 24 horas como parte de sus medidas de protesta. Observan algunos artículos del proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria que se analiza en las cámaras legislativas, además de medidas más contundentes para controlar y reducir el número de contagios que se registra a diario.

Durante la homilía, monseñor Gualberti enfatizó la importancia de la Palabra de Dios como la guía en la vida de los cristianos. Y resaltó el ejemplo de los profetas "que han sido la conciencia del pueblo, la voz que apremiaba en preservar  la fe en el Dios verdadero".

El arzobispo invitó a los cristianos para que "nos entreguemos al Señor" y, siguiendo sus enseñanzas y su palabra, "seamos profetas, mensajeros, y portavoces de la Palabra de Dios en nuestra familia, comunidad y sociedad...sedientas de esperanza, amor y de vida".

Los profetas se caracterizaron por "su capacidad de discernimiento, su palabra penetrante y su fuerte carisma personal", pero sobre todo "por su total libertad frente a los poderes de turno, políticos, económicos y religiosos", dijo.

Gualberti considera que los nuevos cristianos deben recuperar ese esencia profética para formar parte del pueblo y caminar junto a los humildes.

Finalmente, el prelado recordó que este 2 de febrero, la Iglesia celebra la festividad de la Presentación del Señor. En Bolivia, se recuerda también la Virgen de la Candelaria, una fecha que coincide este año con la 25 jornada mundial de las personas consagradas.

La festividad supone una "oportunidad para que los hermanos y hermanas consagradas den gracias por su vocación", recordó  Gualberti, y concluyó felicitando a su compromiso puesto que "han hecho de la Palabra de Dios parte de su vida".

Comentarios