Escucha esta nota aquí

La Fiscalía, a la cabeza de Mirael Salguero, presentó de manera formal la imputación por tráfico de sustancias controladas y confabulación contra el extraditable Pedro Montenegro Paz, recluido en la cárcel de Palmasola. La acusación que tiene la firma de los fiscales antinarcóticos Luis Enrique Rodríguez, Marcos Arce y Gerardo Balderas, fue presentada al juzgado cautelar de la jueza Livia Alarcón, que deberá fijar fecha para recibir al extraditable.

Según Salguero, la sindicación se sustenta en pruebas importantes como el fundamento de la operación ‘Monte Pollino’, practicada en Brasil y el aspirado químico a un vehículo de Montenegro que era usado por su testaferro, que dio positivo para cocaína.

La operación Monte Pollino, según los fundamentos de la Fiscalía, se practicó en mayo de 2013 en San Pablo (Brasil), donde se desarticuló una red internacional con la captura de una veintena de personas y la incautación de más de un millón de dólares, además de un garaje o depósito con capacidad para almacenar al menos 30 toneladas de cocaína. En esa acción las fuerzas antinarcóticos ya detectaron el nombre de Pedro y su apodo como ‘El gordito’.

En la acción se descubrió que la organización enviaba cargamentos de cocaína a Italia para la mafia calabresa. La droga era enviada desde Santa Cruz, con tránsito en San Pablo.

La otra prueba es el aspirado a la camioneta 4985-NZU que dio positivo para cocaína. El vehículo estaba en poder de Marvin Durán Viera, que para la Fiscalía es un testaferro de Montenegro y que también fue enviado a la cárcel.

Pedro negó todo

El pasado mes cuando Montenengro se sometió a un procedimiento abreviado y fue sentenciado a seis años de cárcel por falsificación, habló con EL DEBER y negó sus vínculos con el narcotráfico.

Dijo que nada tiene que ver con el tráfico de drogas, tampoco con el delito de legtimación de ganancias ilícitas. Expresó que con la sentencia avanzó y que probará que nada tiene que ver con los otros delitos.

Tags

Comentarios