Escucha esta nota aquí

Un incendio, cuyo origen aún se desconoce y que está siendo combatido con todo lo que se tiene, continúa extendiéndose hacia el noroeste de las faldas del cerro Sararenda, sin que pueda ser controlado a pesar de los esfuerzos desplegados, según declaraciones de Fernando Valdivia, comandante de los Bomberos Voluntarios de Camiri.

Los pocos bomberos voluntarios que combaten las llamas están coordinando acciones con los comunarios del lugar, efectivos del cuartel Abaroa y alguna gente de buena voluntad, pero el fuego continúa creciendo porque no se cuenta con los elementos necesarios para combatirlo, además que lo abrupto de la zona hace imposible llegar hasta los focos de incendio.

Según las informaciones brindadas por el comandante de los Bomberos voluntarios, la parte sur del incendio está próxima al campo Camiri, donde opera la transnacional YPFB Andina, empresa a la que se alertó para que active todas las acciones para enfrentar el incendio.

Según los vecinos del barrio San Francisco, el sábado pasado, el incendio era apenas un punto que podía verse en la noche como una hoguera, pero que, por la acción del viento y la maleza seca, se extiende rápidamente avanzando por la cumbre de la serranía, cubierta de vegetación seca por la falta de lluvias.

Camiri tiene una experiencia negativa en materia de incendios. En septiembre del 2011, la cima del cerro Sararenda fue devorada por un incendio que no pudo ser controlado por la inaccesibilidad del lugar y el fuego se extinguió sólo cuando ya no había nada que ardiera.

La zona es lugar de explotación petrolera y cuenta en las cercanías con varios pozos petroleros que podrían estar en riesgo si es que el fuego no es controlado.