Escucha esta nota aquí

Un voraz incendio arrasó con humildes viviendas de madera en el Barrio San Antonio, ubicado al final de la avenida Juan Pablo II, zona norte. Las llamas encontraron el combustible ideal en las resecas maderas que dividían las casas. La rápida intervención de los vecinos junto a la ayuda de diversas unidades de bomberos permitió sofocar el fuego y evitar que se propagase a más domicilios.

El coronel Rodolfo Hurtado, responsable de los bomberos de la Policía, emitió un breve reporte preliminar mientras prosiguen las labores en campo. Según Hurtado, tres casas quedaron consumidas por el incendio y otras más, todavía sin especificar, también resultaron parcialmente dañadas.

Testigos presenciales relataron que el viento impulsó las llamas de forma rápida entre las casas. En estas versiones estiman entre 6 y 10 casas quemadas. Se trata de precarias construcciones de madera que sustentan techos de calamina.

Al lugar se desplazaron los bomberos de la Policía, los bomberos municipales y otros efectivos voluntarios que colaboran en las tareas de emergencia. Una vez sofocado el incendio, Hurtado señaló que prosiguen con las tareas de enfriamiento del lugar.

La colaboración de los vecinos permitió que algunas familias pudieran recuperar enseres personales y otras propiedades antes de que las llamas llegasen a las casas. Sin embargo, el daño provocado por el fuego es irreparable.

Todavía no se logra cuantificar los daños materiales, pero a decir del coronel de la Policía, no se reportaron heridos ni daños personales.


Comentarios