Escucha esta nota aquí

Seis nuevos incendios se han registrado en las últimas horas en el departamento de Santa Cruz, lo que eleva a  54 los focos activos en esta región, informó Cinthia Asin, secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz.

Según Asin, ya han ardido 1.073.000 hectáreas de pastizales, bosques y otros. Los incendios no logran ser controlados debido a los fuertes vientos y las altas temperaturas, además, hay gente que sigue prendiendo fuego pese a la prohibición que rige en todo el país.

La conformación de un Comando Único de Incidencias que opera desde el CEA, es una forma de “aunar esfuerzos” y “acompañar las estrategias para proteger las comunidades”. Para ello, Asin plantea realizar las evaluaciones necesarias que permitan sumar aeronaves a las acciones que se desarrollan actualmente. La prioridad es evitar que el fuego llegue a las comunidades.

Son más de 800 personas que están trabajando para controlar los 54 incendios en 18 municipios”, aseguró la autoridad departamental, quien, además, califica la situación como “bastante complicada”.

Insiste en la responsabilidad de todos para detener los incendios puesto que “no puede ser que un incendio apagado vuelva a arder a los pocos días o se aparezca un nuevo foco a los pocos kilómetros de donde están trabajando”.

De acuerdo con los informes meteorológicos que maneja la Gobernación, se esperan lluvias para esta semana, “pero no serán suficientes para apagar todos los incendios”.

A nombre de las autoridades, agradece a los bomberos voluntarios, los efectivos militares y policiales que trabajan en los incendios y al personal dependiente de las diversas instituciones que también están desplazadas allá donde hay fuego por su capacidad de entrega. “También las comunidades están apoyando, amas de casa que están cocinado para esos bomberos, mucha gente que está apoyando y dando su tiempo”, matizó Cinthia Asin.

Ayuda humanitaria

Por su parte, la directora del Comité de Operaciones y Emergencias Departamental (COED), Tatiana Áñez, resaltó el trabajo de muchas personas e instituciones para brindar ayuda humanitaria a las provincias afectadas.

Hasta el momento, señala, se han enviado alimentos, agua y energizantes para los voluntarios. También se envió forraje que ayude a mitigar las consecuencias de la sequía extrema que afecta a los animales.

Áñez resaltó que, desde la Gobernación, se ha movilizado maquinarias y cisternas de agua  para que mitiguen  las necesidades de agua que está sufriendo la población.

Sergio Salazar, director del Programa de Aguas Subterráneas de la Gobernación, indica que se han perforado 17 pozos “principalmente en la provincia Velasco” y se han dotado de “26 cisternas con capacidad de 10.000 litros de agua para 14 municipios que se declararon en situación de desastre”.