Escucha esta nota aquí

Treinta incendios forestales en igual número de comunidades de nueve municipios de Santa Cruz continúan fuera del control, pese al esfuerzo de miles de personas que trabajan por aire y por tierra en el afán de extinguirlos.

El panorama se torna preocupante, porque el clima no ayudará a corto plazo, pues no se pronostican lluvias y, al contrario, se espera la llegada de fuertes vientos de entre 50 y 70 km/h y altas temperaturas, cuyos máximos registros oscilarán entre 35 y 40 grados centígrados.

La reactivación del fuego en Santa Rosa de Tucabaca y Quitunuquiña, hizo mover la agenda del presidente Evo Morales, que ayer por segunda vez en una semana llegó al municipio de Roboré para sobrevolar y verificar el daño que las llamas hicieron al consumir más de un millón de hectáreas en toda la Chiquitania.

El mandatario comprometió el uso ilimitado de recursos del TGN para aplacar el fuego que aún persiste en la región oriental.

Los municipios más afectados en este momento por el fuego son San Rafael, Roboré, San Ignacio de Velasco, San José, San Matías, Concepción, San Antonio de Lomerío y San Javier, en la Chiquitania, y Charagua, en la provincia Cordillera, informó Cinthia Asin, secretaria de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la Gobernación.

Sin duda, la situación más crítica se vive en los alrededores de Concepción, donde un solo incendio ha calcinado pastizales en las comunidades de Río Blanco, Santísima Trinidad, Santa Mó- nica, Santa Elena, Cachuela, San Pablo Norte y Villa Nueva.

El Comando de Incidentes de Concepción informó de que se aplacaron casi todos los focos de incendio en la jurisdicción de Río Blanco, en un trabajo maratónico de bomberos y voluntarios que se extendió hasta las cuatro de la mañana de ayer.

El coronel Óscar Lladó, responsable del Centro de Operaciones, dijo que se tomó control de los puntos donde el fuego amenaza con reactivarse, con excepción de dos zonas: La Conquista y Santa Mónica, hasta donde ya se trasladaron brigadas de relevo para continuar el operativo.

Chiquitania desde el aire

En el sobrevuelo que realizó el jefe de Estado, evidenció las largas manchas negras sobre todo el bosque chiquitano, que son el rastro de las heridas abiertas del principal pulmón ecológico de Santa Cruz.

Lo peor es que desde el aire se observa que las llamas siguen lastimando la extensa Chiquitania, pese a que el Supertanker realizó varias descargas de agua.

La nave con el mandatario aterrizó en la región indígena de Charagua, donde un grupo de bomberos de la Policía y el Ejército trataban de sofocar las llamas. Allí agradeció a los uniformados y prometió que serían recompensados.

Además, colaboró brevemente en los trabajos de mitigación; esta vez ya no uso el uniforme azul de bombero que le generó una ola de críticas. Luego emprendió rumbo a Roboré en donde hizo un balance general de la situación. Pese a que las llamas siguen sobre las serranías chiquitanas, señaló que las quemas se habían reducido.

Pero admitió que existen puntos focalizados en donde los trabajos de mitigación son difíciles por la falta de caminos para acceder a los lugares donde el fuego aún es un problema.

Sobre la reactivación del fuego en Santa Rosa de Tucabaca y Quitunuquiña, dijo que las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa realizaron una planificación adecuada. En este contexto, el Comando de Incidentes dispuso que se instalen campamentos en estos dos puntos, hasta sofocar el siniestro. De forma diaria se movilizan 760 personas, entre militares, policías, bomberos y voluntarios.

Uso de recursos

Morales aseguró que se dispondrá recursos de forma ilimitada del Tesoro General de la Nación (TGN) para costear la presencia del Supertanker, que se quedará en el país el tiempo necesario. En este contexto, señaló que incluso llegará al país un heliptanker, un helicóptero con mayor capacidad de bombardeo de agua, muy usado para contener incendios forestales, que puede maniobrar en zonas complicadas.

Decreto sobre chaqueos

Consultado sobre el pedido que hicieron los ganaderos de no modificar el decreto supremo que autoriza el desmonte controlado para uso agrícola y ganadero, el presidente dijo que es necesario llegar a consensos entre los diferentes actores involucrados. “Hay que llegar a consensos con indígenas, campesinos, autoridades. Hay que trabajar con el pueblo, hay gente que no conoce y opina”, dijo.

Declaran alerta naranja

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) ha declarado alerta naranja por las altas temperaturas.

La responsable del Senamhi, Cristina Chirinos, señaló que, en zonas castigadas por los incendios como el Chaco, la Chiquitania y Beni, se prevé temperaturas de 38 a 40 grados, con un viento de dirección noroeste, con ráfagas que oscilarán entre 20 y 40 kiló- metros por hora.

En la ciudad de Santa Cruz, la temperatura máxima que se espera es de 36 grados, con vientos de hasta 40 kilómetros por hora.

Sin embargo, indicó que para el fin de semana se prevé que el viento tome dirección hacia el sur con un aporte de aire húmedo que podría derivar en nubosidad con probables lluvias y tormentas eléctricas entre la tarde y noche del sábado.

El informe sobre la velocidad del viento, difiere del que dio Cinthia Asín, quien indicó que se esperan ráfagas de entre 50 y 70 km/h en toda la Chiquitania.

“Se esperan temperaturas inusuales que, aparejadas a las sequías y heladas, se convierten en una variable fuerte para que los incendios forestales continúen o se vuelvan a propagar. Vamos a seguir afectados, porque hay fuertes vientos y un calor intenso”, agregó Asín.

Piden no confundir a la gente

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, informó hace poco de que más del 85% del incendio forestal que ha quemado 1,1 millones de hectáreas fue contenido con las labores de extinción de las llamas que realizan las brigadas y gente voluntaria.

Dicha afirmación cayó mal en la Gobernación cruceña, donde consideran que la emergencia continúa y puede acentuarse con las condiciones climáticas adversas que se pronostican para estos días.

“Uno no puede ser irresponsable en anunciar que la emergencia está controlada en un 85% cuando nueve municipios se encuentran con incendios.

Se está poniendo dramática la situación en estos lugares y estamos muy preocupados por el pronóstico del tiempo, que prevé temperaturas de hasta 40 grados y vientos de 50 a 70 km/h, que, sin lugar a duda, pueden poner en zozobra nuevamente a toda la región”, manifestó Roly Aguilera, secretario general de la Gobernación.

“Pido prudencia, que las autoridades emitan los comunicados correspondientes, que no dejen de atender los incendios y vigilen a aquellos que se inicien. No se pueden dar todavía los permisos de quema, continuamos en emergencia”, dijo Cinthia Asin.