Escucha esta nota aquí

La reacción violenta de más de medio centenar de personas que exigieron y lograron la liberación de tres infractores a la cuarentena, que estaban jugando pelota en una cancha de fútbol en San Julián el domingo, fue azuzada por dirigentes masistas del Plan 2.000.

Así lo hizo conocer el comandante regional de la Policía en San Julián, el teniente coronel Marco Antonio Enriquez, que explicó que los tres sujetos arrestados en el marco de las prohibiciones nacionales para luchar contra la pandemia del coronavirus fueron apoyados por sus familiares y vecinos de la zona, que llegaron hasta las oficinas policiales para exigir que sean liberados los infractores. El edificio policial no fue atacado ni sufrió ningún daño.

"Estas personas fueron movilizadas por dirigentes de la línea del MAS, que descalifican lo que se está haciendo desde el Gobierno para luchar contra el coronavirus y desacreditan lo que hace la presidenta Jeanine Áñez en torno a estas medidas de prevención", explicó el jefe policial y agregó que el agente que estaba en ese momento conteniendo el incidente, decidió liberar a los tres arrestados para evitar un conflicto mayor.

De acuerdo con Rodríguez, que tiene a su cargo 24 policías que trabajan en dos turnos para cuidar a San Julián, luego de unas tres horas de protesta de la gente en la sede policial se entregó a los arrestados y las motocicletas que habían sido retenidas. En otros hechos similares la Policía ha llevado a los infractores ante el Ministerio Público, que luego los sindica por delitos contra la salud pública.

A decir de la autoridad policial, la situación ya se calmó, pero se tiene prevista una reunión con las autoridades municipales y dirigentes vecinales por la tarde, ya que este tipo de incidentes no se pueden repetir

De acuerdo con Rodríguez los días de cuarentena se han estado viviendo sin ningún inconveniente y bajo un marco de respeto a las normas, salvo lo ocurrido el domingo.

Comentarios