Escucha esta nota aquí

Los indígenas que se encuentran desde hace más de una semana en los predios de la Universidad Autónoma Gabriel Rene Moreno (Uagrm) culminaron la estructura de su parlamento este viernes, durante una asamblea general. Además, acordaron enfocarse en las reuniones pactadas con organismos internaciones, pues consideran que el Gobierno central no le ha dado importancia a su agenda nacional.

Abdón Justiniano, presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Beni (Cepid), informó que la cabeza del parlamento es el Concejo Supremo, que está formado por dirigentes y exdirigentes, quienes a la vez forman parte del Concejo de Ancianos, que se encarga de tomar las decisiones de los pueblos originarios.

En el segundo nivel del organigrama se encuentran los representantes (titular y suplente) de las 34 naciones indígenas de las tierras bajas. Luego se colocan todos los integrantes de los pueblos originarios de la Amazonia, Chaco y Oriente boliviano. Finalmente, en el último escaño están seis comisiones, que fueron creadas para atender diferentes temas a tratar.

Justiniano indicó que con el Parlamento Indígena estructurado será más fácil emitir las nuevas resoluciones para exigir a los cuatro poderes del Estado, que atiendan su agenda nacional, que consta de 16 puntos, entre los cuales destacan el respeto a sus tierras, la autonomía indígena y el cuidado de la naturaleza.

Además, en la asamblea de este viernes se acordó agilizar los últimos detalles para tener las reuniones con los representantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y la Unión Europea.

“Sentimos que hemos agotado todas las instancias para dialogar con el Gobierno, por lo que ahora estamos ultimando los detalles protocolares para reunirnos con las organizaciones internacionales, para pedirles que nos ayuden a instalar una mesa de diálogo con los Órganos del Estado”, explicó el presidente de la Cepid.

Indígenas abandonan la marcha

Este viernes, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, dijo que recibió informes de que por lo menos 60 indígenas abandonaron la columna de la marcha, que se encuentra alojada en el polideportivo de la Uagrm.

“El agotamiento de los integrantes, sobre todo en madres, niños y ancianos, se hace notorio con el paso de los días. Buscan retornar a sus lugares de origen, por lo que nuestro mensaje es que no se dilate más el escenario de la concertación”, comentó. Asimismo denunció que los organizadores de la marcha les habrían impedido abandonar el lugar a algunos originarios.

Por su parte, Abdón Justiniano, refuto a Ríos, al indicar que no se le está prohibiendo “a nadie” abandonar la marcha. Además, reconoció que algunos miembros retornaron a sus hogares, pero aseguró que aún existen más de 500 personas que continuarán en pie hasta que el Gobierno los atienda.

Comentarios