El padre de una de las víctimas lloró de impotencia y lamentó que queden en la impunidad los abusos que sufrió su hijo de siete años

5 de julio de 2024, 18:22 PM
5 de julio de 2024, 18:22 PM

La liberación de un hombre, acusado de violar a por lo menos siete niños causó indignación en los familiares de las víctimas, quienes realizaron una protesta afuera del juzgado de la zona de la Ucebol contra el juez de instrucción cautelar Róger Salvatierra, quien le otorgó arresto domiciliario al imputado.

“Nos discriminaron por ser colombianos. La Policía había colectado, de pruebas, fotografías y videos que demostraban los abusos sexuales que cometió este hombre denunciado; pero de nada sirvió, porque el juez lo dejó en libertad”, dijo llorando de impotencia el padre de la víctima de siete años, en contacto con EL DEBER.

La audiencia cautelar del sindicado I. G. se desarrolló la mañana de este viernes en el juzgado de la zona de la Ucebol. Fue imputado por el delito de violación agravada, debido a que aparecieron seis menores de edad que fueron ultrajados sexualmente.

El fiscal Luis Alberto Hurtado pidió al juez Róger Salvatierra que aplique la medida de extrema de la detención preventiva en la cárcel de Palmasola, por el lapso de 180 días, y presentó las fotografías y videos de los vejámenes cometidos.

Además, Hurtado hizo conocer, en la audiencia, que existen riesgos procesales vigentes, como el de obstaculización y fuga, pues informó que durante la aprehensión del sindicado se conoció que estaba tramitando su pasaporte para huir del país.

Pese a todo esto, el juez Róger Salvatierra rechazó el pedido de la Fiscalía y benefició con arresto domiciliario para el sindicado, en el mismo domicilio donde cometió los abusos y que está ubicado cerca de la casa de la víctima, pues viven en un mismo condominio de la zona norte de la capital cruceña.

La abogada Jessica Echeverría señala que el juez cautelar no valoró las pruebas presentadas por la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia y Fiscalía y lamenta que la impunidad en la que quedan las víctimas de este caso.

Tanto Echeverría como el fiscal Alberto Hurtado apelaron a la determinación de la justicia y buscarán que el sindicado sea enviado a la cárcel de Palmasola en una próxima audiencia de apelación.

El padre de la víctima de siete años señala que la audiencia del acusado debía desarrollarse el jueves por la noche, pero “sospechosamente” se suspendió para la mañana de este viernes. 

Este tiempo fue aprovechado por el denunciado, porque con ayuda de su defensa legal, hizo ingresar a un psicólogo a su celda policial para que le realice una valoración, la que, en sus conclusiones, señala que tiene buena conducta, la cual lo benefició en la audiencia de esta jornada.

En las afueras del juzgado de la Ucebol continúa la protesta de los padres de familia de las víctimas, quienes con carteles denuncian un supuesto favorecimiento del juez cautelar y piden que el Consejo de la Magistratura intervenga el caso.