Escucha esta nota aquí

Juan Saavedra, médico infectólogo y parte del Consejo Científico que asesora a la presidenta Jeanine Áñez, sugirió que la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra aísle a las personas que estuvieron en contacto con los cinco miembros del gabinete municipal que ayer dieron positivo en la prueba rápida para Covid-19. Por un caso similar, toda la cúpula del Servicio Departamental de Salud tuvo que entrar en cuarentena para evitar contagiar a más personas. 

Hoy, la alcaldesa interina Angélica Sosa explicó que no son cuatro sino cinco miembros de su gabinete que dieron positivo a las pruebas rápidas. Se aplicaron 38 pruebas ayer en Parques y Jardines. Aclaró que ella se sometió a una de las pruebas y resultó negativo.

Sin embargo, dado el alto porcentaje de falsos negativos que dan estas pruebas, según Saavedra, todos los que estuvieron en contacto con los cinco casos positivos -una secretaria municipal, dos altos directores y un asesor externo- deben hacer la cuarentena de 14 días y descartar su contagio, mientras que los casos positivos deben ser confirmados por las pruebas PCR.

Esto podría hacer que el sillón municipal cambie de manos. Angélica Sosa asumió como alcaldesa interina luego de que Percy Fernández pidiera licencia al Concejo municipal para cumplir con la cuarentena por el Coviod-19, incluso antes de que su salud se complicara. Sin embargo, cinco ministros y un alcalde han seguido en sus cargos pese a estar en cuarentena. 

Sosa aseguró que en el gabinete municipal respetan el distanciamiento social, ya que sus reuniones se realizan debajo de los árboles de Parques y Jardines. 

Según explicó Saavedra, hay que ver qué tipo de pruebas rápidas usó la Alcaldía para estos análisis, si se trata de la prueba en base a antígenos o en base a anticuerpos y qué sensibilidad declaraba cada examen. Explicó que la de los antígenos mide la presencia del virus en el organismo y la de anticuerpos, la reacción del organismo al virus. Estas pruebas suelen tener entre un 65 y 75% de sensibilidad, por lo que un alto porcentaje de casos pueden ser falsos negativos, es decir, estar con coronavirus, pero no ser detectado por la prueba.

En el mundo, algunos países usan oficialmente esta prueba como un sistema para detectar a contagiados en grandes cantidades, pero solo contabilizan los casos comprobados por la PCR.