Escucha esta nota aquí

Sobre hojas de palmeras voluntarios en la Chiquitania colocan pedazos de papaya y guineo. En el mismo sitio también dejan recipientes con agua. El fuego ya pasó por la zona y solo hay cenizas y plantas secas, por eso estos alimentos se dejan para los animales que lograron huir de las llamas.  El primero de estos suministros, principalmente frutas, se instaló en los alrededores de la comunidad Chirimoya en San Ignacio de Velasco. 

La jefa de la Unidad de Tierras Bajas de la Dirección General de Biodiversidad y Áreas Protegidas de este ministerio, Paola Montenegro, explicó que se están dejando estos alimentos debido a que hace días se observó a animales merodear la zona que fue consumida por las llamas, entre las especies identificadas están tejones, loros y piyos.

Este trabajo se realizará en varias zonas ya identificadas en San Ignacio de Velasco y se replicará en el municipio vecino de Concepción. Ambos están afectados por los incendios desde inicios de agosto. 

La delegación que trabaja en la zona es parte del Ministerio del Medio Ambiente y Agua (MMAyA), del Zoológico Municipal de Santa Cruz de la Sierra y de Ser Fauna, quienes están acompañando el trabajo de los bomberos para poder rescatar a los animales sobrevivientes. Además, Alas Chiquitanas está canalizando las donaciones para los alimentos.

El jefe de Conservación del Zoológico Municipal, Mario Zambrana, es el que lidera los trabajos de rastrillaje y rescate

En ambos municipios se habilitaron albergues para animales silvestres rescatados de los incendios. Aún ninguno tiene huéspedes. 

Desde ayer se empezó similar trabajo en San Matías, aunque en esta última zona las acciones están lideradas por la Gobernación cruceña.