Escucha esta nota aquí

Néstor Lovera, corresponsal en Cuatro Cañadas

El reloj no marcaba todavía el mediodía cuando la marcha indígena ingresó a Cuatro Cañadas. La bandera del Patujú encabezada  la columna que realizó una pausa para continuar su andar hasta la localidad de Puerto Rico, comunidad donde descansarán esta noche.

Autoridades civiles y vecinales recibieron a los marchistas en la parroquia Apóstol Santiago donde se realizó una eucaristía. También se ofreció un locro y chicha fresca para que los marchistas puedan recuperar las energías antes de avanzar unos kilómetros más hasta Puerto Rico, lugar donde pernoctarán este miércoles.

Un grupo de vecinos de Santa Cruz de la Sierra también se hizo presente para entregar fruta, pan y vitaminas a los marchistas.

Concejales de la Agrupación Unidos, el Sub Gobernador de Ñuflo de Chávez, representante de las organizaciones de mujeres del área urbana, religiosas franciscanas y juntas vecinales de Cuatro Cañadas se encargaron del recibimiento.

Brigadas médicas del Ministerio de Salud, junto a personal del centro de salud municipal atendieron a los marchistas durante su breve descanso.

Un grupo encabezado por Marcial Fabricano prosiguió su andar hacia Puerto Rico sin hacer la pausa en Cuatro Cañadas. El grupo encabezado por Abdón Justiniano continuó el camino después de agradecer el respaldo de los vecinos de Cuatro Cañadas.

Comentarios