Escucha esta nota aquí

Decenas de detenidos, varios heridos y gasificados, así concluyó la media jornada de paro nacional multisectorial en la ciudad de Santa Cruz. El enfrentamiento entre masistas y bloqueadores ocurrió en el tercer anillo y doble vía a La Guardia.

Las amenazas y los discursos encendidos se encontraron en las calles. Desde temprano, diversos sectores afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) sostuvieron un discurso agresivo para manifestar su desacuerdo con el paro nacional multisectorial. Rolando Borda, dirigente de la COD, y el dirigente gremial Jaime Flores, ambos afines al MAS, recorrieron las calles junto a unas 200 personas, varios de ellos con los rostros cubiertos, para desbloquear las vías.

Las personas que acataron el paro y salieron a bloquear las rotondas y avenidas optaron por dejar pasar al grupo y retomar el bloqueo una vez que estos se marchaban, con la finalidad de evitar la confrontación. La dinámica se repetía también con la intervención policial que "persuadía" a los vecinos para que no bloquearan las vías, aunque inmediatamente retornaban las llantas a la calzada para impedir el paso. Así transcurrió gran parte de la media jornada de una tensa pero pacífica mañana de paro nacional. 

Pero todo cambió cerca del mediodía. Un intenso ir y venir de cohetes marcó el inicio de las hostilidades entre dos grupos que, a través de las redes, insistía en convocar a la gente para reforzar sus posiciones.

Todo comenzó en la avenida Escuadrón Velasco y tercer anillo, pero se trasladó a la doble vía a La Guardia. Ante la ausencia de cohetes, las piedras se convirtieron en proyectiles que volaban de un lado a otro.

En ciertos momentos, la tensión se concentraba en focos puntuales. En la puerta de una clínica que recibió a tres personas heridas y desde fuera apedreaban las instalaciones. O en una casa que recibió a otro herido. 

Un poco más allá, una multitud retenía a un grupo al que acusaba de portar pausas para nutrir al bando de afines al MAS. La intervención de la Policía, que llegó en abundancia, permitió retirar al grupo.

Algunas personas que se encontraban bajo resguardo policial aseguraban ser personal médico que estaban en la zona para asistir a los afectados por los enfrentamientos.

La Policía logró dispersar a los dos bandos. Sin embargo, un grupo de mujeres denunció  la detención ilegal de varios jóvenes que formaban parte del grupo de bloqueadores. "Estaban en una esquina, no estaban cerrando el paso, pero la Policía se los llevó", comentó una mujer. Otra cuestionaba a supuestos uniformados: "Tenían melena, eran personas disfrazadas de policías".

Durante gran parte de la mañana, la policía recorrió la capital cruceña y las provincias para exigir que se levanten los diversos puntos de bloqueo. Los uniformados se encargaron de retirar llantas, piedras y palos para liberar la ruta. Nada más seguir a su próximo destino, los vecinos retomaban la rotonda con las mismas llantas y piedras.

La Policía fue criticada por la población, pues no detuvo a ni uno de los encapuchados que, con palos en mano, recorrieron la ciudad junto al máximo dirigente de la COD. También se la criticó porque "resguardó" a jóvenes afines al MAS cuando desbloqueaban las vías, a punta de cohetazos. Estos jóvenes se movilizaban en dos vehículos y cometían excesos ante la mirada de los policías.

Más tranquila se vivió la jornada en el Plan 3.000, la Villa Primero de Mayo y la Pampa de la Isla. Algunos puestos de mercado abiertos, en mayor número en la primera de las ciudadelas, pero poca gente transitando, tanto para llegar a los centros de abastecimiento como para dirigirse a sus trabajos.

El comandante Departamental de Policía, Orlando Ponce, valoraba la mitad de jornada como tranquila y confirmó la detención de más de 80 personas, supuestamente por consumo de bebidas alcohólicas en vía pública.

Los cívicos también celebraron la actitud de la población que logró paralizar gran parte de las actividades cotidianas en la ciudad. Eso sí, cuestionaron el accionar de los uniformados, servil al poder que con tanto ahínco los ha castigado.


Lea también

Comentarios