Escucha esta nota aquí

Los vecinos y vecinas que viven en la zona Norte integrado y faja norte, quienes están representados principalmente por la Federación de Interculturales de la provincia cruceña de Ichilo, amenazan con radicalizar sus medidas después de haber tenido una reunión sin éxito con autoridades del Gobierno central. El bloqueo que llevan adelante desde el lunes pasado puede convertirse en el cierre de válvulas de los pozos de gas.

El grupo de movilizados exigen el asfaltado del camino que sirve de ingreso a las zonas donde están instaladas las plantas gasíferas de Yapacaní, Sirari y Yarará X1. Si su pedido no es escuchado instalarán otro punto de bloqueo en la ruta que conecta a Cochabamba con Santa Cruz. Actualmente tienen tomada la zona de Los Pozos y hay un punto de bloqueo en el camino a Yarará X1.

“El proyecto lo hemos entregado a Evo Morales el 28 de mayo 2008 y durante 14 años ha estado disimulando y no nos ha dado respuesta. Ahora queremos nuestro asfaltado a la faja norte porque de aquí salen millonadas de plata día y noche. Estos motores (en las plantas) funcionan sin apagar y nosotros estamos de mirones", manifestó Félix Álvarez, quien realiza vigilia en la puerta de la planta Yapacaní.

La tarde de este viernes, 15 de enero, se llevó adelante una reunión por más de cinco horas, entre representantes de YPFB y el Ministerio de Obras Públicas para atender esta y otras demandas, entre ellas la instalación de gas domiciliario, instalación de dos surtidores para abastecer a los productores de toda la zona, 11% de regalías petroleras para la el municipio, así como la homologación de tierras en las manchas urbanas.

A esta reunión también estaban convocados representantes de la Gobernación cruceña, quienes no llegaron al lugar. Por esta razón la reunión fue reprogramada para el miércoles 20 de enero. En caso de no concretarse esta reunión, los interculturales cerrarán válvulas de las dos plantas gasíferas que hay en la zona.

“Queremos que el gobierno departamental y nacional se sienten y nos den una solución. El primer pozo se ha perforado en 1974 y hasta la fecha no nos hemos beneficiado con nada, si no nos cumplen vamos a sacar al personal que está trabajando y vamos tomar las plantas", expresó  Wilder García, dirigente de la Central Cascabel.

La comunidades que están ubicadas en este trayecto se dedican a la producción de arroz, soya, ganadería, piscicultura y otros productos, y ven dificultado su trabajo por las condiciones del camino de ingreso a la zona, por donde también transitan las cisternas y maquinarias que ingresan a los pozos de YPFB.

Comentarios