Escucha esta nota aquí

El director nacional el INRA, Eulogio Núñez Aramayo, prestará su declaración en calidad de testigo en La Paz respecto al acto violento registrado en Las Londras con el saldo de policías, periodistas y civiles, secuestrados y torturados el 28 de octubre por un grupo de avasalladores encapuchados y armados.

El fiscal departamental Róger Mariaca, confirmó que Eulogio Núñez, argumentó que por el momento tiene su domicilio procesal en La Paz, por lo que la comisión fiscal determinó que mediante vía cooperación se reciba su testimonio en la Fiscalía de La Paz, el lunes próximo.

El pedido de Núñez y el aval de la Fiscalía de Santa Cruz generó reacción en la defensa de las víctimas que calificó esa diligencia como una obstrucción y obstaculización para el efectivo desarrollo de las investigaciones dirigidas al esclarecimiento del suceso.

La abogada Raquel Guerrero, manifestó que el director del INRA como un funcionario público debe ser el primero en cumplir y tener la plena voluntad para cooperar al esclarecimiento de los hechos de violencia que vienen registrándose en la zona de la Chiquitania por parte de grupos armados que vienen tomando tierras, vulnerando los derechos.

Guerrero manifestó que la comisión fiscal integrada por los fiscales Roberto Ruiz, Delmy Guzmán, Iván Quintanilla y Walter Cisneros, emitió la orden de citación y especifica que el director del INRA debe presentarse a declarar en Santa Cruz. “Para la defensa de las víctimas estas declaraciones significan una obstaculización a las investigaciones, peor tratándose de una autoridad del INRA”, dijo Guerrero.

La jurista recordó que el INRA se unió a las investigaciones y presentó una denuncia por avasallamiento contra los encapuchados y cree que el director nacional Eulogio Núñez debió cumplir y declarar en Santa Cruz.

La citación contra Núñez surgió después que el director departamental del INRA, Adalberto Rojas, en su declaración aseguró que se trasladó a Las Londras, un día después del ataque a periodistas, policías y civiles, por orden del director nacional.

Separación del investigador

Luego de que el principal policía investigador de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), asignado al caso de Las Londras, fuera apartado de las pesquisas, la diputada por Comunidad Ciudadana, María José Salazar, hará una representación a la Fiscalía.

La diputada aseguró que la representación la hará ante la Fiscalía para que se emita un informe y se solicite que el agente investigador no sea apartado del caso de Las Londras y siga con el conocimiento de los actuados por considerar de que tiene la capacidad y conoce sobre los hechos. Afirmó que su alejamiento de las investigaciones no le hace nada bien al caso porque se deben seguir pasos muy importantes para llegar a su esclarecimiento.

El policía asignado, de un momento a otro recibió su memorándum de separación del caso e incluso fue obligado a tomar vacación.

Registra en los actuados que el agente investiga las tomas violentas de tierra desde hace dos años. Entre ellos la toma de la propiedad El Encanto de la familia Yucra, donde se registraron hechos graves como el ataque a cuatro policías que fueron heridos de bala, además del avasallamiento a los predios de la familia Barbery y finalmente a Las Londras. El policía también realizó inspecciones y emitió informes en los que establece que varias comunidades citadas por los grupos de avasalladores de la Central Única de Trabajadores Campesinos, no existen en físico, solo en papeles. De ese modo según el agente, lo único que pretenden esos grupos es apoderarse de tierras, usando la violencia.

Sin respuesta a detenciones

Mientras tanto, hasta el momento la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), no emitió informes del avance de las investigaciones para dar cumplimiento a las cuatro órdenes de detención que se emitieron contra encapuchados identificados del ataque a Las Londras.

El único que permanece detenido por orden judicial es Heber Sixto Canaza, identificado como uno de los integrantes del grupo armado que secuestró y torturó a policías, periodistas y civiles en Las Londras. Fue detenido en San Julián donde los fiscales y policías fueron recibidos a balazos.

Comentarios