Escucha esta nota aquí

Después de 15 años Santa Cruz de la Sierra tendrá un nuevo alcalde en el sillón municipal. Un Fernández reemplaza a otro Fernández, Jhonny llega y Percy se va. El octogenario político pasa la posta dejando al municipio con una deuda que sobrepasa los 1.000 millones de bolivianos, una planilla elevada y con problemas sanitarios a la vuelta de la esquina, ante la escalada de una tercera ola de Covid-19.

Jhonny tendrá que afrontar estos problemas en adversidad política. Así como la democracia le permitió retornar a la alcaldía cruceña, quiso que tenga un Concejo Municipal sin mayoría y adverso, con concejales como los de Comunidad Ciudadana (CC) que anunciaron una feroz fiscalización.

“Será una gestión difícil para Jhonny”, anticipa el politólogo Paul Coca, al analizar lo que le depara a la nueva autoridad.

A diferencia de su antecesor, según Coca, Jhonny tendrá que negociar con el Concejo para cumplir sus promesas electorales y también tendrá buscar recursos, ante la dura crisis económica que afrontan todos los gobiernos subnacionales.

“Lamentablemente Jhonny Fernández se va tropezar con muchos problemas en el Gobierno municipal porque durante 15 años de gestión de Percy y luego Angélica Sosa, que tenían el control del ejecutivo y el legislativo, no hubo fiscalización”, afirmó.

A esto se suma la crisis sanitaria por la pandemia, que de acuerdo a los últimos reportes del Servicio Departamental de Salud (Sedes) tiende a empeorar, ante una tercera ola de contagios y que encuentra al sistema sanitario con problemas.

Santa Cruz cerró la semana epidemiológica con el doble de fallecidos que la anterior semana y 126 pacientes en terapias intensivas.

El propio Jhonny denunció que de 13 ambulancias que tiene el municipio solo seis están funcionando. Incluso el ya alcalde anticipó que realizará una depuración de funcionarios fantasmas que no trabajaban pero que sí cobraban.

“El nuevo alcalde tendrá que ver cómo solucionar estos problemas; porque incluso va tener que hacer recorte de personal, porque simplemente el municipio no puede sostener esta carga”, sostuvo el especialista.

Percy se fue en silencio

La llegada de Jhonny a la alcaldía marca también el retiró de la vida política de Percy Fernández. Contrario a como llegó por primera vez al sillón municipal, rodeado de sus correligionarios, se marcha en silencio. No es para menos el último año gestión era noticia más por su delicado estado de salud que por sus obras.

Pero el deterioro de su salud era notorio desde hace un par de años. En la pandemia asumió de forma interina Angélica Sosa.

Gracias por siempre, queridos vecinos, ha sido un honor trabajar por cada uno de los cruceños”, dijo Fernández a través de una carta publicada en sus redes sociales.

Sin despedirse públicamente y sin acalorados discursos, se marchó uno los alcaldes más importantes de la ciudad de los anillos.

Comentarios