Escucha esta nota aquí

El alcalde municipal de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, evaluó como positiva la actitud de los ciudadanos en este primer domingo de cuarentena rígida. Al mismo tiempo que felicitó a la ciudad, adelantó nuevas medidas de control durante la semana.

"La gente ha tomado conciencia que está en peligro la vida, la salud", aseguró la primera autoridad de la ciudad. Ante la saturación de los centros hospitalarios, la jornada ha permitido "una reorganización mejor" para frenar la curva de contagios.

Fernández se refirió al control, seguimiento y tratamiento que se debe ofrecer a los pacientes, así como a la continuidad de la vacunación masiva.

Para la próxima semana adelanta que se masificarán las pruebas de antígeno nasal. El monitoreo con las pruebas diagnósticas facilitará la identificación de las personas positivas para ofrecerles medicamentos.

También compromete controles más estrictos en las calles y los centros de abastecimiento. Desde esta noche, el alcalde inicia la limpieza y desinfección de mercados como parte de las medidas de bioseguridad y cuidado que debe asumir la población.

Reconoce que no todos los lugares han acatado la cuarentena. Algunos mercados de las ciudadelas han abierto sus persianas, pero las cerraron a media mañana. "Se les dijo que estaban jugando con la vida de sus familias y entendieron. Nos hemos puesto la camiseta de la vida", afirmó Fernández.

Desde mañana, la circulación queda restringida a los horarios comprendidos entre las 5:00 y las 20:00. El domingo 30 de mayo también será una jornada de cuarentena rígida.

"Si los indicadores van bajando se puede flexibilizar las medidas", asegura el alcalde. Algunos gremios se manifestaron reacios a las nuevas regulaciones. Aunque Fernández afirma que "no podemos tomar medidas aisladas, lo estamos haciendo de una forma conjunta".


Comentarios