Escucha esta nota aquí

Restan tres días para el cambio de autoridades y la tensión entre la alcaldesa interina saliente y la autoridad electa entrante continúa creciendo. Mientras Angélica Sosa trata de demostrar una transición amigable, Jhonny Fernández considera que la información obtenida no representa “ni un 20% de lo solicitado”.

La autoridad electa acudió a la cabina de EL DEBER Radio a pocos días de asumir formalmente la Alcaldía. En el programa “Influyentes”, Fernández se mostró jovial y seguro “porque tenemos un plan para la ciudad”. En una conversación fluida, desglosa las principales necesidades de la urbe y apunta las vías de acción que caracterizarán su gestión.

“Van a cambiar muchas cosas” garantiza un confiado Fernández. Asegura la implementación de “medidas drásticas” como la tónica en sus primeros días gobierno. Apunta como prioridad al alivio de una burocracia que “marea a los ciudadanos” cuando requieren realizar trámites.

En un plazo mediano, Fernández compromete la gestión “virtual para facilitar las tramitaciones mediante aplicaciones que faciliten y respeten los tiempos de los ciudadanos”. La alcaldía, remarca, tiene que acercarse a la población.

Como muestra de esta posición, la autoridad electa retornará al edificio central de la Alcaldía, en la plaza 24 de Septiembre. También partirá a los barrios para “escuchar a la gente” y no encerrarse en cuatro paredes aislado de las problemáticas vecinales. La nueva gestión, compromete en los micrófonos de EL DEBER Radio, se presenta como un “gobierno participativo para que todos sean corresponsables de la ciudad”.

Jhonny Fernández es consciente de las dificultades económicas que atraviesa la municipalidad con una deuda contraída que bordea los dos mil millones de bolivianos. La vía que propone para la sostenibilidad para “optimizar el gasto público” es liberar el peso de “tantos funcionarios que no se necesitan” y “ajustar el número de secretarías”.

Los 9.570 funcionarios a cargo del municipio podrían reemplazarse por “contratos de servicios en vez de personal. Para eso hay pequeñas, medianas y grande empresas” que pueden contribuir con servicios de calidad.

Fernández lamenta la poca colaboración recibida por las autoridades salientes a quienes señala de que “no tuvieron la gentileza de recibirlos”. Desdice las declaraciones manifestadas por la alcaldesa interina, Angélica Sosa, ya que no han recibido “ni un 20% de la información solicitada”. Para Jhonny, “todo lo que habla la alcaldesa es mentira”.

La autoridad entrante emplaza a su antecesora para que mañana muestre, en el Cambódromo, los más de 1.000 vehículos que tiene registrados la Alcaldía. Asevera que apenas son 300 los que funcionan. “Quiero ver todo lo que ha dicho la Alcaldía”, afirma en actitud retadora.

El ímpetu del alcalde entrante propone “mostrar la solución del Casco Viejo hasta el 15 o 20 de mayo” para reactivar la zona central de la ciudad. Otras medidas que adelanta el futuro burgomaestre proyectan el bacheo de más de 300 huecos en calles y avenidas de la ciudad y un ordenamiento de los mercados y ferias itinerantes “sin quitar ningún puesto de trabajo”. Eso sí, insiste en el respeto a la plaza principal “un ícono de la ciudad” en donde no se permitirá el ingreso de ambulantes.

Finalmente, es consciente de que algunas promesas de su campaña necesitan un mayor tiempo de implementación, como la entrega de tablets para la educación. “Esta compra requiere un proceso de licitación que debe ser fiscalizado en el Concejo”, aunque no descarta que el bono escolar pueda tener un efecto inmediato.

Comentarios