Escucha esta nota aquí

El proyecto del sistema de buses de transporte rápido (BRT) parece avanzar hacia la siguiente parada y permitir que los buses puedan prestar un servicio regular a la población. El acuerdo alcanzado entre el municipio, transportistas e instituciones vinculadas con la movilidad urbana se materializó en un borrador de ley. Jhonny Fernández, alcalde de Santa Cruz de la Sierra, aseguró que se incluye la eliminación de los cordones y la reutilización de las estaciones. A esto se suma reducir la circulación de micros en la zona central de la ciudad.

"El borrador de ley será presentado al Concejo Municipal para que puedan debatir y hacer los ajustes en base a un plan integral de tránsito y transporte en la ciudad", sostuvo Fernández.

El alcalde participó en el programa 'Influyentes' de EL DEBER Radio, donde explicó el plan municipal que pretende implementar para dar viabilidad al BRT. Como principal acción, establece el retiro de los cordones que separan la vía exclusiva para los buses, una medida que ayudará a mejorar el tránsito en el primer anillo.

"Son un peligro para la seguridad de los ciudadanos y un obstáculo muy grande para el tránsito en esa zona", señala la autoridad municipal. Además de los transportistas, los ambulancias, las clínicas y los negocios también han respaldado el retiro de los cordones. "Tránsito registra entre 10 y 13 accidentes diarios por los cordones", complementa Fernández.

El borrador alcanzado en la reunión con los transportistas también contempla un reordenamiento del transporte público. "La ciudad necesita un reordenamiento", recalcó la autoridad. Muestra de las acciones que se proponen, Fernández aseguró que se reducirá en un 50% "los 16 canales de micros que cruzan la ciudad".

La medida cuenta con el apoyo "del 90% del transporte", aunque reconoce que "se están replanteando las líneas para no dejar sin trabajo a la gente".

El reordenamiento del transporte supondrá un cambio  en la propuesta de funcionamiento del BRT. Ante los micrófonos de EL DEBER Radio, Fernández se abrió a la posibilidad de activar los viales Norte-Sur y Este-Oeste para dar funcionalidad a los buses adquiridos.

La modificación del proyecto sobre el primer anillo liberaría las estaciones construidas para tal efecto. El burgomaestre contempla la posibilidad de convertir estas estaciones "en centros de covid, oficinas de turismo, información y cultura y otras alternativas que nos han ofrecido".

La ejecución del proyecto se podría financiar con los recursos de la Comunidad Andina de Fomento (CAF). Los $us 36,6 millones destinados para el BTR no han sido desembolsados todavía. "Nos plantaron una mentiranga" revela el alcalde al referirse a la implementación del BTR con recursos propios del municipio.

Fernández cuestionó esta situación que se suma a otras irregularidades detectadas en las auditorías realizadas por el municipio. Enfatizó su compromiso "para que se devuelva la plata del pueblo" y exigirá a las autoridades judiciales que actúen en consecuencia."Hemos pedido la anotación preventiva de los bienes para monetizarlos" si las autoridades judiciales determinan la culpabilidad de los involucrados. Esta determinación también se extiende a las investigaciones por los ítems fantasmas, el vertedero y las causas que el municipio emprenda.

En los planes del alcalde también se considera trabajar la infraestructura vial con la construcción de pasos viales o la ejecución de un túnel que cruce el tercer anillo a su paso por el Trompillo. Los cambios que propone para la ciudad también reclamarán la modernización de los vehículos que prestan el servicio de transporte público y mejoras en las condiciones de seguridad que se brinden a los pasajeros.

Comentarios