Escucha esta nota aquí

El 2 de abril de 2020, alrededor de las 20:30 horas, fue la última vez que vieron a Gina Macoño Faldín (21), cuando salía en un vehículo acompañada de su enamorado desde San Ignacio de Velasco hacia Santa Cruz. Sus familiares al no saber más noticias de ella acudieron a la Policía para formular la denuncia y declararla desaparecida.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), que dirige el coronel Ángel Morales, inició las pesquisas a través de la División Trata y Tráfico de Personas. Una de las pistas que la Felcc encontró fue que el enamorado tampoco apareció en San Ignacio de Velasco, lugar donde vivía al igual que Gina Macoño, lo que causó serias sospechas.

Luego de investigaciones, la Felcc logró detener al enamorado identificado como Yeferson Dorado Peña, de 22 años. En sus primeras declaraciones, el hombre admitió haber asesinado a puñaladas a Gina Macoño, incluso dijo que enterró el cuerpo en las faldas del río Piraí.

Las investigaciones revelan que la muchacha había decidido poner fin a su relación con Dorado, pero él se rehusó a aceptarlo. El 2 de abril, él la invita a viajar a Santa Cruz y en el trayecto se produce una discusión.  Una vez en la capital cruceña, él la mata a puñaladas para finalmente enterrarla en el cordón ecológico del Piraí.

Los familiares de la víctima están consternados por lo ocurrido y exigen que el autor reciba la máxima pena que establece el Código Penal en nuestro país (30 años de cárcel).



Comentarios