Escucha esta nota aquí

Después de la aprehensión de 10 de las 33 personas que fueron sorprendidas en una fiesta ilegal en un local de la avenida Irala de la capital cruceña, se detectaron tres casos positivos de Covid-19 entre la decena de custodiados por la Policía, situación que obligó a que reciban arresto domiciliario mientras se resuelve el caso.

Estas 10 personas permanecían arrestadas debido a que se les encontró responsabilidad en dicho festejo y se observó que podrían estar atentando contra la salud pública al realizar un jolgorio en plena cuarentena y sin medidas de bioseguridad.

Javier Lora, responsable del Distrito Policial 1, explicó que las personas arrestadas fueron liberadas para precautelar la salud del personal policial, por lo que también se procedió a desinfectar las dependencias policiales.

Lora lamentó que entre los implicados en este hecho se encontraba una mujer en estado de gestación y exhortó a la población a cuidar su salud, ya que estas situaciones se presentan con mayor frecuencia en los últimos días.

Ana Gloria Rojas, titular del juzgado décimo cautelar, dictó detención domiciliaria para los arrestados, quienes deberán presentarse nuevamente ante la Fiscalía una vez que demuestren que son negativos al Covid-19, con certificación médica.

Carlos Méndez, secretario Seguridad Ciudadana de la Alcaldía, señaló que también se trasladó al centro de aislamiento San Isidro a un grupo de participantes de la fiesta, a tiempo de lamentar que existan locales y negocios que se presten para estos festejos clandestinos.