Escucha esta nota aquí

Junio es un mes que marca la evolución de la pandemia en Santa Cruz. En sus primeros 15 días sumó más muertos por Covid-19 que los tres primeros meses de la cuarentena juntos. Las últimas cifras del Servicio Departamental de Salud indican que la cantidad de recuperados en este mes (3.886 personas) es más de ocho veces mayor que la de mayo.

Las muertes de este mes (173) superaron a las del mes pasado (117). Si bien esto muestra que la letalidad de la pandemia es baja -según dice el intensivista Adrián Ávila-, los datos de los fallecidos están subdiagnosticados, porque no se hacen pruebas masivas. “Esa es la diferencia de Bolivia en relación a otros países. Nosotros no llegamos ni a 40.000 pruebas. Somos 11,6 millones y no llegamos ni al 1% de pruebas realizadas”, explica.

Pone como ejemplo Beni, donde se anunciaron 3.613 casos confirmados. Sin embargo, en una sola población beniana -Guayaramerín- donde Ávila trabajó hasta hace pocos días como voluntario, más del 90% ya tuvo Covid-19, según estima. “Pero supongamos que solo el 50% se ha infectado. Son 24.000 personas solo en Guayaramerín”, explica. Estima que en Trinidad ocurre algo parecido. 

Los datos, entonces, están relacionados con el número de pruebas que pueden realizarse. “Con 40.000 pruebas, Bolivia tiene las cifras más bajas de análisis en la región”, dice Ávila.

Otro fenómeno que puede estar ocurriendo, según explica una asesora del Ministerio de Salud que prefiere no brindar su nombre, consiste en que muchas personas indican que tuvieron Covid-19 hace tiempo, pero que no fue registrado en los Sedes. “No hay más explicación. En el Ministerio recibimos muchas llamadas de gente que está recuperada y que recién se está registrando en los Sedes de todo el país. Los estamos encontrando y clasificando”, asegura.

“Además, muchas personas se hacen la prueba de forma privada y no avisan por miedo al rechazo de los vecinos o de la misma familia”, cuenta.

Según la asesora, puesto que puede haber una recaída o ‘recontagio’, se tiene que esperar a septiembre o quizá octubre para tener una idea clara de cómo se moverá la curva de casos. Algunos expertos estiman que el punto más elevado de la curva o ‘pico’ en el número de casos puede registrarse a mediados de julio.