Escucha esta nota aquí

Tras tres años de juicio, la justicia de La Paz determinó condenar a 30 años de prisión, sin derecho a indulto, a Pamela Torrez Mendoza (40), quien fue acusada de asesinar a sus dos hijas menores de edad (de uno y tres años) en el interior de su vivienda. El doble crimen, fue descubierto por la madre de la detenida, quien denunció el hecho.

El fiscal departamental de La Paz, William Alave Laura, informó este viernes que la mujer fue imputada por el delito de infanticidio y fueron los jueces del Tribunal 10° de Sentencia de la ciudad de La Paz, quienes dieron la pena máxima, a cumplirse en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes.

“El Ministerio Público presentó como pruebas en contra de la acusada el informe de intervención policial de acción directa, actas de levantamiento de cadáver, actas de autopsia legal de las dos niñas, acta de registro del lugar del hecho, pruebas testificales de la abuela materna, quien hizo la denuncia, entre otros elementos que fueron valorados por el Tribunal”, explicó Alave.

Según las investigaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), fue el pasado 13 de marzo de 2018 cuando la abuela, Rina M. V., llegó a visitar a sus dos nietas y las encontró sin vida en su domicilio de la Zona Armando Escobar Uría. Es así que la mujer de la tercera edad decidió denunciar el doble crimen a los efectivos policiales, quienes llegaron al lugar y aprehendieron a Pamela Torrez, quien se había herido con un cuchillo en su intento de suicidarse.

Según el informe del fiscal asignado al caso, Gonzalo Chacón, la detenida procedió a quitarles la vida a sus dos hijas de uno y tres años de edad, luego de una discusión con su esposo, quien le pidió distanciamiento.

El acta de autopsia de Ley realizada por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) señala que las víctimas menores perdieron la vida luego de ser intoxicadas y asfixiadas.

Comentarios