Escucha esta nota aquí

Tras dos años de espera, por fin se determinó que los 185 colmillos de jaguares, además de otras piezas de 17 especies, producto del tráfico de vida silvestre, pasen a custodia del Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado.

El fallo fue emitido por la Sala Penal Primera, integrada por los vocales Edil Robles y Gladys Alba, quienes decidieron el futuro de las piezas, cotizadas en el mercado negro en casi 400.000 dólares.

La Gobernación hizo una apelación incidental a la resolución del juez Juan Coronado, que había rechazado que los colmillos pasen a otra instancia representativa del Estado que no fuera la judicial. Los colmillos estaban decomisados en el juzgado de Coronado.

Según Fabrizio Ortiz, abogado de la oficina de Biodiversidad de la Gobernación, la preocupación de la Gobernación, además de activistas ambientalistas, era que las piezas se extravíen y después sean comercializadas, pasando de una situación de tráfico a otra. 

La Constitución Política del Estado impide poner un precio a estas piezas, al considerarlas invaluables, el mercado negro sí les fija un monto, que va desde los dos mil hasta los cinco mil dólares por colmillo, dependiendo de la perfección y del tamaño, según el reportaje de EL DEBER, realizado por Roberto Navia, y galardonado con el Premio Rey de España.

"Se declara admisible y procedente el recurso de apelación incidental interpuesto por el Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz (...). Se dispone que los colmillos, cueros, pieles, garras y otros objetos que provienen de animales silvestres, que fueron secuestrados dentro del presente proceso penal, sean destinados al Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado, dependiente de la Uagrm, para su conservación, protección y/o aprovechamiento sustentable, así como para los fines académicos e investigativos de la referida institución", dice la sentencia.





 

Comentarios