Escucha esta nota aquí


La exalcaldesa de Santa Cruz, Angélica Sosa, relacionada a las investigaciones de los supuestos ítems fantasmas en la gestión edilicia a su cargo, tendrá que guardar detención preventiva por 120 días, cuatro meses, en la cárcel de Palmasola. Así lo determinó el juez anticorrupción Juan José Quiroz, durante una audiencia con marcada expectativa que se prolongó por más de 10 horas en el Palacio de Justicia.
Fue aprehendida por orden de la comisión de fiscales anticorrupción que, junto a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), llevan adelante las pesquisas del escándalo que estalló en la comuna cruceña.

La audiencia fijada para las 16:00 se instaló tras la llegada de Angélica Sosa, acompañada de su abogado Jerjes Justiniano y de sus hijos, además de la comisión fiscal integrada por el coordinador anticorrupción Javier Cordero y la fiscal Marcela Terceros, así como representantes de la asesoría legal de la Alcaldía Municipal.

Angélica Sosa llegó al salón de audiencia escoltada por policías y lucía tranquila, no estaba enmanilladaTras la apertura del acto, su abogado planteó al menos tres incidentes argumentando que su defendida fue aprehendida de manera ilegal porque no se cumplió con el procedimiento, pues no fue citada para que acudiera a declarar como investigada, si no que los fiscales dictaron directamente su aprehensión cuando ella se encontraba con problemas de salud en un centro médico. 

Además, según la defensa, se cometieron excesos durante la intervención policial-fiscal en al menos cinco bienes inmuebles relacionados con Sosa. Por todos los hechos, el abogado Jerjes Justiniano pidió la anulación de la imputación al no haberse respetado el debido proceso y por incurrirse en acciones que vulneraron el derecho de su defendida.

El juzgador consideró los incidentes y tras la valoración decidió rechazarlos al establecer que la comisión fiscal actuó dentro de los procedimientos legales y tenía las facultades para hacerlo como parte de la investigación que alcanza a muchas personas.

Detención preventiva

La comisión fiscal de Javier Cordero, Marcela Terceros y Yolanda Aguilera, imputó de manera formal a Angélica Sosa por los presuntos delitos de legitimación de ganancias ilícitas, conducta antieconómica, contratos lesivos al Estado, enriquecimiento ilícito con afectación al Estado e incumplimiento de deberes.

Los fiscales acumularon en su mesa gran cantidad de documentación que forma parte de uno de los expedientes más voluminosos que contienen cientos de evidencias de danza de dinero por los ítems fantasmas.
Los representantes de la Fiscalía hicieron una relación de los hechos iniciando desde la denuncia pública en redes sociales y medios de comunicación, realizada por Valeria Rodríguez Paz, exesposa de Antonio Parada Vaca, que se desempeñó durante 16 años funciones en la Alcaldía, siendo uno de sus cargos responsable de Recursos Humanos.

La Fiscalía, mostró sendos informes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, que establecen una relación directa con el negocio piramidal de los ítems fantasmas, de los que presuntamente se beneficiaron muchas personas con jugosas sumas de dinero sin trabajar.

Para la Fiscalía operó una organización montada desde las esferas municipales y en la que figuran como los nexos más visibles Antonio Parada Vaca, su hermano Guillermo, Julio César Herbas y Javier Abraham Cedeño Catacora, estos dos últimos detenidos por orden de la justicia, además de personas vinculadas al municipio que forman parte de las investigaciones.

Los fiscales aseguraron que sus actos investigativos como allanamientos legales, secuestro de bienes inmuebles, gran cantidad de documentación, así como aparatos telefónicos, computadoras y otros, se constituyeron en pruebas y suficientes indicios de culpabilidad en los delitos.

Mientras los fiscales exponían, Angélica Sosa escuchaba atenta. Ella acababa de ser acusada por el exdirector de recursos humanos de la Alcaldía, Javier Abraham Cedeño Catacora, de manejar una estructura de corrupción en la Alcaldía junto a su esposo, Sergio Perovic y personas de su entorno de confianza.

La Fiscalía pidió al juez la detención preventiva en la cárcel de Palmasola para la exalcaldesa, por considerar la existencia de pruebas fehacientes que hacen presumir su participación en los delitos relacionados al caso.

Los fiscales fundamentaron peligro de obstaculización porque Sosa, en su condición de exautoridad, puede tomar contacto con otros vinculados a la investigación, hay peligro de fuga, riesgos procesales y consideraron que por todo lo expuesto procede la detención preventiva de cuatro meses mientras se desarrollan actos investigativos.

Una férrea defensa

El jurista Jerjes Justiniano refutó las actuaciones del Ministerio Público haciendo notar que su defendida no es responsable de delitos que se le imputan y que, por el contrario,  es víctima de un caso de connotación política-mediática que llegó al extremo de ejecutarse en su contra una orden de apremio contraviniendo todos los procedimientos en una vil vulneración a sus derechos.

Justiniano aseguró que la exalcaldesa nunca rehuyó a las investigaciones y estuvo dispuesta a colaborar en el esclarecimiento del hecho. Expuso que incluso se llegó a decir que Angélica Sosa fugó del país, se allanaron abusivamente bienes inmuebles de sus familiares, como el de su padre de avanzada edad y que se encuentra delicado de salud en un centro médico, cuando nada tienen que ver con la investigación del caso.

La defensa de Sosa pidió al juez ordene la libertad de la exalcaldesa argumentando que está sometida a un proceso consciente de que su esclarecimiento es vital y que colaborará como lo ha venido haciendo, aunque enfrenta un ataque feroz -político-mediático, que busca lesionar su honor, su derecho y su libertad.

Angélica Sosa frente al juez

Alrededor de las 23:00 el juez Juan José Quiroz, al escuchar los fundamentos de las dos partes, de la Fiscalía y la defensa de la imputada, concedió el uso de la palabra a Angélica Sosa para que asuma su defensa material.
Inicialmente, ella refutó las declaraciones de Javier Abraham Cedeño Catacora, exjefe de Recursos Humanos de la Alcaldía.

Sosa le dijo al juez que la acusación de Cedeño es falsa, que  mintió y le atribuyó su asesinato mediático-político. Dijo que la declaración de Cedeño está basada en una vil mentira y que durante su gestión como alcaldesa interina jamás se cometieron actos de corrupción. Al contrario, dijo que se realizaron obras en beneficio de los ciudadanos. 

La exalcaldesa aseguró estar muy afectada por las declaraciones con tinte de carácter político que mancharon su dignidad, su honor y el de su familia. Al final, el juez emitió su fallo en la madrugada del viernes, determinando la detención preventiva de Sosa por 120 días en Palmasola. Su defensor Jerjes Justiniano calificó el fallo de injusto por considerar que su cliente es inocente.


Comentarios