Escucha esta nota aquí

Para el 10 de noviembre fue fijada la audiencia en la que se resolverá el amparo constitucional presentado por el Comité pro Santa Cruz, que pretende suspender la posesión de Luis Arce como nuevo presidente, por presuntas irregularidades en las elecciones generales del 18 de octubre.

Van a pasar a ser los grandes traidores de la historia de los bolivianos (…) Demuéstrenle al pueblo que están con su pueblo, que no están en una línea política ni tienen un color político”, demandó el representante de esa instancia, Rómulo Calvo.

Instó a que no se dilate el análisis de su acción, que se fije en un plazo de 48 horas el actuado, conforme manda la norma desde su admisión, afirmando que la vía legal es la única que queda para evitar que el MAS vuelva al poder.

Recalcó que el Gobierno debe solicitar que se realice una auditoría forense a los comicios, reiterando que la posibilidad de un cabildo debe ser analizada en la asamblea de la cruceñidad, donde se debe lograr consenso para asegurar el éxito de la concentración.

Sus declaraciones:


“Es muy entendible la desesperación del pueblo boliviano que se ha manifestado este fin de semana en las calles, queriendo hacer algo por su democracia. Nosotros no aceptamos entrar nuevamente a un régimen dictatorial”, recalcó el presidente del Comité.

Explicó que el jueves debería tener lugar la audiencia, pero denunció que se pretende dilatarla e instó a que sea de forma virtual, para evitar que los administradores de justicia “se escondan” y “den la cara” a la población.