Escucha esta nota aquí

Octubre se tiñe de rosado como muestra de solidaridad y apoyo a las mujeres que luchan contra el cáncer de mama. Los lazos rosados se masifican a nivel mundial en una campaña, que cada año, recuerda la importancia de la detección precoz para combatir la enfermedad.

La responsable del programa de Cáncer, dependiente del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Ángela Carreño, invita a todas las mujeres a realizarse la autoexploración mamaria una vez al mes y la mamografía una vez al año como medidas de prevención.

Carreño explica que la exploración de las mamas está considerada como el primer paso para detectar un cáncer de mama. Para ello, recomienda palparse las mamas en forma circular y siguiendo la dirección de las manecillas del reloj.

El examen está recomendado para realizarse una vez al mes, de forma regular y cuando no se esté con la menstruación, para detectar cualquier anomalía que pueda alertar de un nódulo.


Carreño remarca que, de manera anual, las mujeres deberán acudir a una cita especializada "que en los centros de salud son gratuitas" y acompañar la misma con una prueba exploratoria. Para las mujeres menores de 40 años se sugiere la ecografía mamaria, mientras que para las que superan los 40 años se agregaría la mamografía.

Factores de riesgo

El cáncer de mama afecta, de manera mayoritaria, a mujeres entre 40 y 65 años. Sin embargo, "se atienden casos de jóvenes de 24, 27 o 30 años que también padecen la enfermedad". Si bien la incidencia en el cómputo general es reducida, cada vez es más recurrente.

Carreño recuerda que existen "predisposiciones familiares", puesto que entre un 10 y un 15% de las personas que padecen cáncer de mama han tenido un familiar con algún tipo de cáncer. 

Además, recuerda que hay otros factores inductores al cáncer como los malos hábitos de alimentación, la obesidad, el tabaquismo y el sedentarismo.

Detección precoz

La responsable del programa de cáncer, dependiente del Sedes, explica que no todos los tipos de cáncer son evitables, "pero que un diagnóstico temprano puede ayudar a salvar la vida en un porcentaje muy alto". Además, en los casos de cáncer de mama, la detección precoz contribuye a una mejor calidad de vida.

Carreño aclara que "en estadio temprano, el cáncer se trata con quimioterapias o con la extirpación del nódulo cancerígeno". Es un tratamiento molestoso, pero que permite una rápida y plena recuperación.

En los casos más avanzados, "la intervención serán más invasiva" y conlleva la extirpación o vaciado del seno.