Escucha esta nota aquí

Por primera vez en Bolivia se va a realizar una operación de la envergadura de un Boeing 747 Supertanker para apagar los incendios forestales en la Chiquitania.

Para garantizar el éxito de la incursión de este pájaro de acero de 70 toneladas están trabajando de forma mancomunada los ministerios de la Presidencia, de Salud y de Defensa, Fuerzas Armadas, Policía, alcaldías y Gobernación.

La expectativa del Gobierno y de la población boliviana en general es que hasta el domingo se tengan resultados positivos.

Al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, le preocupa el área de la reserva Otuquis, en la frontera con Brasil y Paraguay.

Después de un sobrevuelo por la zona dijo que la idea es programar una intervención masiva en esa región una vez llegue el avión Supertanker.

“El dato preocupante está concentrado fundamentalmente cerca del bañado de Otuquis, en la garganta del triángulo Man Césped que comprende Puerto Bush, sobre la carretera Mutún-Puerto Busch; esta región está comprometida seriamente y no solo comprende territorio nacional, sino también paraguayo y brasileño”, dijo tras una evaluación del Gabinete de Emergencia Permanente. Por su parte, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, manifestó que antes de que el avión cisterna 

inicie sus actividades hoy se realizarán sobrevuelos por las zonas afectadas para precisar en qué zonas operará y esperan que el coloso, con capacidad para almacenar 72.000 litros de agua y con una tripulación de 14 personas, alce vuelo hacia la Chiquitania en las primeras horas de la tarde de hoy.

Explicó también que los sobrevuelos son necesarios porque “el fuego puede cambiar de un día a otro”, por la velocidad o la dirección del viento.

Por su parte, el jefe de Seguridad Operacional de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Juan Carlos Moreira, informó de que se restringieron los vuelos por el área donde se registran los incendios forestales y que “ninguna aeronave puede volar en esa zona, “tenemos el control de la seguridad operacional aérea”.

Sobre el mismo tema Zavaleta confirmó que la base de operaciones del Supertanker será por el momento Viru Viru, por sus condiciones para el aterrizaje y el carguío de agua y combustible, pero se continúa buscando una pista más cercana a los incendios.

En lo que toca al Ministerio de Economía, Luis Arce evitó dar detalles sobre el costo de esta operación, solo dijo que se contrató al avión por día y por hora, y que se hizo un adelanto inicial para que pueda llegar desde EEUU. “A los pilotos les deben dar las coordenadas para que realicen las descargas de agua a los 11 municipios afectados por los focos de calor”, agregó.

El contacto con el Supertanker “Lo importante no es quién llamó a quién, es que se apague el fuego. Ni Carlos Hugo (Molina) ni yo (Rubens Barbery) tenemos interés en figurar, no nos interesa”, fue lo primero que dijo este último cuando se le pidió que confirme un post de Facebook en el que se dice que ellos fueron los reales artífices de traer el avión cisterna porque el Gobierno estaba restando importancia a la magnitud de los incendios en la Chiquitania.

“El hecho concreto es que el fuego no está controlado, quien dijo lo contrario no está informado.

El informe que yo tengo es que (en muchos puntos) se avivó otra vez el fuego y están nuevamente con dificultades. Si nos vamos a San Rafael, la situación es complicada, al igual que en San Ignacio”, detalló Barbery, del Cepad. También agregó que se viene la etapa más complicada.

“Si esto ya es desastroso, después viene lo complicado, que es cómo vamos a hacer la mitigación y la reconstrucción de lo que dejó el fuego.

El Supertanker ha dado esperanza, ha permitido que las personas tengan las expectativas en este avión y que se acabe esto. Ojalá sea así, todos estamos apostando a ello”, remató. Hoy se verá en acción contra los incendios al coloso, como ayuda.

Tags

Comentarios