Escucha esta nota aquí

Vecinos y delegados se organizan y la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE) provee de los insumos necesarios para la elaboración de las ollas comunes.

Ante los primeros casos de coronavirus detectados en la capital cruceña, los ejecutivos de CRE instruyeron la ampliación de su programa de responsabilidad social de Apoyo a la Familia, para ofrecer respuesta inmediata a los hogares más vulnerables del departamento.

“Con la información sobre la pandemia que nos llegaba de China y Europa, con la expansión de los contagios en otros países, entendimos que era inevitable que el virus llegue a Bolivia y se dispuso un plan de emergencia que abarcó garantizar el servicio eléctrico, apoyar a los sectores que están en la lucha contra el mal y dar alivio a las familias cruceñas”, explicó Miguel Castedo, presidente del consejo de Administración de CRE.

“El tercer punto de nuestro plan de trabajo es el que más satisfacciones nos da, porque vemos como nuestros delegados, junto con sus vecinos, trabajan para proveerse de alimentos y  llegar a las familias con más necesidades. Hay 60 puntos de ollas comunes y panaderías que apoyamos”, agregó Castedo. 

En un recorrido por la zona noreste, los representantes de la CRE evidenciaron en el barrio Los Sauces y en el barrio Virgen de Cotoca que en dos ollas comunes pueden sacar más de 300 platos de comida por día.

En la Pampa de la Isla otro ejemplo es la panadería a cargo de Líder Peña y Marlene Justiniano, donde entregan hasta 1.500 panes diariamente, mientras que en la misma zona, Ana Pilar Domínguez atiende unas 100 familias con su olla común.  

El aporte de la CRE también llega a la Villa Primero de Mayo, el Plan 3.000, Los Lotes y otros barrios de la ciudad. La ayuda también se está abriendo en otros municipios, es el caso de La Guardia, donde Nardy Franco tiene a su cargo una panadería. En Cotoca, Róger Hurtado también administra una panadería y en Puerto Quijarro, Óscar Justiniano cumple con la misma labor. 

En lo que respecta a proveer de energía durante las 24 horas al día, Carmelo Paz, gerente general de la CRE, explicó que se capacitó a los equipos de emergencias para trabajar en condiciones de bioseguridad, a fin de evitar el contagio del Covid-19 y garantizar la prestación del servicio eléctrico en calidad y potencia adecuadas. 

Asimismo, decidieron apoyar a los sectores que ocupan la primera línea en la lucha contra el virus, como el personal de salud, la policía y las Fuerzas Armadas, así como a los trabajadores de la prensa. 

“Estuvimos en un inicio entregando cámaras de desinfección en diferentes hospitales de la ciudad y provincias. También llevamos alimentos al hospital Oncológico, a las familias de los policías contagiados y a los periodistas. Incluso donamos toda una Unidad de Terapia Intensiva a la clínica policial”, finalizó Castedo.

Foto: Miguel Castedo, de CRE, entregando ayuda