Escucha esta nota aquí

Los últimos reportes de esta tarde, dan cuenta que el fuego consumió más de 2.000 hectáreas, entre ayer y hoy. Sin embargo, el aeropuerto Viru Viru ya no corre riesgo porque los bomberos realizan los trabajos de liquidación del incendio y el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, anunció que ya se presentó una denuncia en la Fiscalía para investigar y dar con los responsables del siniestro que dejó serios daños materiales.

“No vamos a descansar hasta que se dé con los autores del incendio, ayer más de 2.600 ciudadanos tuvieron que realizar un viaje a inesperado hacia Cochabamba (porque Viru Viru suspendió los vuelos y aterrizajes), generando un perjuicio económico. Además, hubo daños considerables en la fauna, naturaleza y materiales que se deben resarcir”, señaló Montaño.

La autoridad de Gobierno cree que el fuego, que comenzó ayer en la avenida G-77, fue provocado y por eso pidió al Ministerio Público investigar el hecho. Añadió que una turbina de una aeronave de Boa fue afectada y 25 operaciones aéreas fueron suspendidas el fin de semana.


Esta mañana el incendio se reactivo en la zona oeste de Viru Viru.

Montaño señaló que hasta ayer había 1.700 hectáreas quemadas, pero hasta la tarde de este lunes se contabilizaron más de 200.000 hectáreas las que fueron consumidas por el fuego. Asimismo, indicó que 220 bomberos están trabajando aún en la zona afectada.

El comandante de la Unidad Urbana de Bomberos y Rescate (UUBR) Álvaro Castillo, explicó a EL DEBER que este lunes el fuego se reactivó en la zona oeste del aeropuerto poniendo en riesgo el peaje que está cerca de la carretera al norte.

“Ayer el incendio de interfase empezó en la zona este de Viru Viru y la cabecera se dividió en dos; una se fue a la zona de la avenida Cristo Redentor y otra siguió hasta Clara Chuchío, y Satélite Norte. De esta última cabecera no tenemos reporte, para conocer hacia qué zona de Warnes está afectando”, acotó.

Castillo indicó que las llamas del entorno del aeropuerto principal de Santa Cruz fueron apagadas y ahora se realizan las tareas de liquidación, para evitar que se reactiven y vuelvan a poner en peligro la zona.




Comentarios