Escucha esta nota aquí

La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) resolvió suspender operaciones en el aeropuerto de San Ignacio de Velasco debido a que existen avasallamientos cerca del eje de pista y a lo largo de los 1.200 metros de la misma, que ponen en riesgo las operaciones aéreas. 

“Tras una verificación de inspectores de la DGAC, realizada este mes, se constató que se construyeron viviendas a una distancia aproximada de 20 metros del eje de la pista”, indica un boletín institucional. 

Agrega que el objetivo es precautelar la seguridad tanto de las operaciones aéreas como de las personas que se asentaron en el lugar.

La Autoridad de Aeronáutica Civil instruyó a la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA) la suspensión de las operaciones aéreas en dicho aeródromo, medida que se consolidó con el NOTAM CO817/21 que indica el cierre a partir de este viernes 21 de mayo, añade el boletín, según ABI.

Según el corresponsal de EL DEBER, las avionetas siguen aterrizando en el aeropuerto local, Juan Cochamanidis Saucedo, que fue loteado a ambos lados de la pista de aterrizaje. 

Cabe señalar que este aeropuerto tiene una pista de tierra, es el más antiguo y el único que opera oficialmente.

El exalcalde de San Ignacio de Velasco, Moisés Salces, explicó que él hizo la denuncia de los asentamientos que en un principio, sí era parte de sus planes de gobierno entregarlos a madres solteras o con hijos con capacidades diferentes, pero que luego, la gente del pueblo se enteró y fue tomando posesión sin la debida programación y autorización. 

Estos terrenos son parte de un viejo litigio entre Aasana, que dice ser propietaria, y el municipio de San Ignacio, que a su vez, asegura que Aasana no ha mostrado nunca sus papeles y que por tanto, son de propiedad municipal.  

Los que están ahí son gente del pueblo. Que no tienen un techo. Son de diferentes barrios, no hay una organización de años, se han organizado recién y se autodenominaron los Sin Techo", agregó Salces a EL DEBER. 

Se tenía planeado que la distribución de estos terrenos se daría a través de un proyecto de política social donde los que adquieran a plazos serían personas que realmente lo necesiten. 

"Por eso empezamos a pedir carpetas y contratamos personal, trabajadores sociales para hacer seguimiento y no permitir que caigan en manos de los comerciantes de terrenos y loteadores. Hay un proyecto con planimetría, también ahí se construirá el Paicódromo, en todo lo que es la faja de la pista, la Casa Vieja del aeropuerto será un museo, y el resto de los terrenos efectivamente estaban destinados para ser distribuidos, no gratis, tenían que comprarlos a través de un contrato con el Gobierno Municipal, pero gente que realmente necesite", aclaró Salces. 

Las primeras adjudicadas de esos terrenos, que tenían que pagarlos en un plazo, eran las mamás solteras y con hijos con discapacidad. Por lo menos hay 500 terrenos, aclaró el Alcalde. 

Comentarios