Escucha esta nota aquí

Pasaron la noche sobre una banca del hospital Mario Ortiz. Martha soporta el cansancio y le duele el cuerpo de estar largas horas cargando a su bebé en brazos, mientras vigila que no se quite el suero de su brazo, que lo ayuda a reponerse del dengue grave.

A su lado, un niño recostado sobre la misma banca es revisado por los médicos que apenas se dan abasto para atender a unos 50 pacientes con dengue, los que copan camas, pasillos, bancas y hasta el piso. “No nos queda más que aguantar. En otros hospitales es peor”, dice la mujer, que llegó allí derivada de un centro de salud.

Desde hace más de un mes, la sala de Emergencias del hospital de niños, que es un servicio de tránsito, funciona como una sala de internación, pero sin camas o con menos de lo que se precisa.

Las autoridades reconocen que la epidemia de dengue, considerada la peor en 33 años, ha puesto en jaque al sistema de salud y esto se refleja en la creciente demanda de atención médica. 

Como no ocurría en años, el promedio de pacientes con dengue, internados en los distintos hospitales públicos de la ciudad, oscila entre los 150 y 200 por día, es decir, el doble de lo que ocurría hace un mes. Y lo que más preocupa es que se estima que dentro de un mes la epidemia recién llegue a su pico máximo.

Mientras tanto, para hoy se espera que empiecen a funcionar las tan anunciadas camas en el hospital Francés, prometidas hace más de una semana, las que vienen a reforzar la asistencia, toda vez que la demanda sobrepasó la capacidad, incluso de las 75 camas adicionales que se habilitaron hace algunas semanas en todos los hospitales.

“Vamos a seguir teniendo problemas en los diferentes hospitales si siguen aumentando los casos de dengue. En casi dos meses (de 2020) hemos internado a más de 3.500 pacientes. 

No hay sistema de salud que aguante si los casos siguen en aumento. Por eso, es necesario el control de los criaderos de mosquito para cortar la transmisión del virus”, dice el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, al ser consultado sobre la situación de la epidemia y el hacinamiento.

En respuesta al problema de saturación, Ríos asegura que, habiéndose completado las contrataciones y el equipamiento, en esta jornada se espera que las 15 camas que fueron instaladas en el Francés empiecen a recibir pacientes con dengue. 

“Recién hoy (por ayer) el gobierno municipal ha podido habilitar el área en el Francés porque, claro, no es tan fácil hacerlo, hay que adquirir camas, veladores (muebles), bombas de infusión y otros”, dijo Ríos. Paulatinamente, dijo que se irán incorporando más camas en los hospitales Pampa de la Isla y Mario Ortiz, hasta completar las 40 antes de Carnaval.

Sobre la epidemia, indicó que sigue en ascenso, con una velocidad del 1,3%, es decir, que por un paciente con dengue, más de uno presenta los síntomas. Hasta la fecha se han registrado más de 18.000 casos notificados y se estima que en marzo la epidemia alcance su pico máximo.

Hospital en emergencia

Médicos y funcionarios del hospital Mario Ortiz se declararon en emergencia ante la falta de personal y por el hacinamiento. A modo de protesta habilitaron dos camas en la capilla del centro para atender casos de coronavirus, en caso de que se presenten, porque es el único lugar donde queda espacio.