Escucha esta nota aquí

Al primer semestre, los indicadores de erradicación de la coca ilegal llegan solo al 27% de la meta anual fijada en 9.000 hectáreas, de acuerdo con un reporte del viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Jaime Mamani.

Hasta la fecha lograron superar 2.935 hectáreas de cultivos de coca en todo el territorio nacional”, precisó la autoridad y anticipó que se fortalecerán las tareas para eliminar las plantaciones de coca que estén fuera de los parámetros legales.

La producción de este vegetal está autorizada en Bolivia hasta 22.000 hectáreas para satisfacer la demanda legal interna. Está autorizada en Yungas (14.300 ha), donde existe una amplia zona tradicional y en el trópico de Cochabamba (7.700 ha). Las plantaciones en esa última zona datan de inicios de los años 80. No obstante, los sembradíos se extendieron a parques nacionales, de acuerdo con las previsiones de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc).

Al inaugurar las tareas de reducción y racionalización de los cultivos de coca que sean excedentarios respecto a ese límite legal, el presidente Luis Arce informó en abril que la meta de erradicación de este año es de 9.000 hectáreas del arbusto, 7.000 en Chapare cochabambino y 2.000 en Yungas.

Mamani adelantó que no habrá negociación en los lugares donde las plantaciones sean ilegales. En esas zonas, los parques nacionales principalmente, el trabajo será de erradicación directa. “Las plantaciones de coca en lugares no autorizados no serán concertadas, ni dialogadas para la erradicación. Mientras que en zonas autorizadas se racionaliza a través del diálogo, la concertación y mediante el control social”, remarcó.

El Gobierno aseguró que en noviembre de 2019 se paralizó la erradicación y ese año no se erradicaron 1.800 hectáreas de coca. En 2020 no hubo trabajo de eliminación de cocales y quedaron 8.800 hectáreas sin ser erradicadas debido a los efectos de la pandemia y la crisis política.

Ante este escenario, el gobierno prevé que la cantidad total de coca plantada en el país llegará a las 30.000 hectáreas, un 45% más del límite legal permitido.

En todo caso, la Onudc prevé entregar el informe de monitoreo de la coca antes de fin de mes. El reporte internacional mostrará los datos de 2020 y brindará una aproximación sobre producción de cocales en tiempos de restricciones y cuarentena por efecto de la pandemia de coronavirus.

Contrabando

Al crecimiento de los cocales, este año se ha sumado la preocupación gubernamental por el incremento de contrabando de hojas de coca de Perú a Bolivia. Este comercio ilegal está motivado por el narcotráfico, según apuntó la Felcn, que ejecutó varios operativos en La Paz y Cochabamba.

La anterior semana, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó que el expresidente Evo Morales le expresó su preocupación por este contrabando.

“No vamos a permitir que coca peruana sea internada en nuestro país y de la misma forma estamos siendo implacables en la lucha contra el narcotráfico y la circulación de sustancias controladas”, afirmó al respecto Jaime Mamani.


Comentarios