Escucha esta nota aquí

Los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) rescataron a un niño de 5 años, que tenía los dos pies encadenados a una palmera en el patio del inmueble donde vive junto a su madre, su padrastro y sus hermanos, en el barrio Santa Rosita del municipio de Montero.

Vecinos de la víctima de violencia hicieron conocer a los policías lo que estaba ocurriendo, ya que la información que los policías han recibido es que no era la primera vez que el menor era agredido y que la violenta era su madre, una mujer que estaría siendo investigado en otro proceso de violencia familiar.

El director departamental de la Felcv, René Barrientos, hizo conocer esta información y dijo que al menor lo amarraban con las cadenas para castigarlo por actos de indisciplina que supuestamente cometía. El jefe policial dejó en claro que nada podía justificar una forma tan cruel y violenta para educar a un menor, además de confirmar que tanto la supuesta agresora y su concubino fueron detenidos por orden de la Fiscalía y se espera que en las siguientes horas sean presentados ante un juez cautelar. 

La autoridad también precisó que hay indicios de que la madre del pequeño, que no estaba en el domicilio al momento de la intervención policial, habría cometido similares vejámenes contra sus otros hijos y que incluso, el menor que fue hallado encadenado, era obligado a dormir en el piso como parte de las medidas de educación de la madre.

El niño fue entregado a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Montero, quienes se encargarán del resguardo al pequeño, mientras el Ministerio Público acumula indicios para presentarlos ante el juzgador que conocerá este caso.