En su homilía de hoy, monseñor René Leigue recordó a quienes salen de sus países por distintas razones, llamó la ciudadanía a apoyarlos, y también invitó a la lectura del milenario libro sagrado

El Deber logo
25 de septiembre de 2022, 11:16 AM
25 de septiembre de 2022, 11:16 AM

"Sabemos que estar fuera del país es un sufrimiento (...). Entre ellos hay muchos profesionales que salen en busca de mejores días, y cada autoridad de un país debería ver esto. Podrían ser también personas fundamentales para seguir haciendo producir más", reflexionó el arzobispo de Santa Cruz, monseñor René Leigue Cesari, durante la homilía de este domingo.

Lamentó que en muchos lugares los migrantes encuentren una oposición, barreras, a pesar de que (los que los juzgan) no se saben las razones por las que salieron de su país de origen. Dijo que los bolivianos no estamos libres de estar en la misma situación de estos migrantes.

"No nos quedemos de brazos cruzados, no nos quedemos renegando, a lo mejor alguno también ha exagerado, ha hecho cosas malas (...), pero en la desesperación, una persona que busca mejores días, a lo mejor también comete errores. Y todos estamos en ese camino de cometer un error", exhortó.

Leigue agradeció que las parroquias en muchos casos reciban una ayuda de Alemania, y pidió orar por esta relación para que haya más personas generosas. "Estas dos diócesis de Alemania lo hacen con Bolivia, lo hacen con algunas parroquias y creo que eso hay que agradecer a Dios porque hemos encontrado en ellos una verdadera hermandad", agradeció.

El arzobispo también resaltó el mes de La Biblia, "donde está el fundamento de nuestra fe, y si no leemos la biblia entonces decimos que tenemos fe, que creemos en Dios, pero cuando vienen los problemas no sabemos qué hacer, porque nuestra fe está flotando. Les invito, que este mes sea el apropiado mes para la leer La Biblia", llamó.

A través de su palabra, dijo Leigue, Dios advierte a aquellas personas que se concentran en sí mismas, en sus riqueza, porque el Señor no quiere que se pierdan, sino que más bien compartan con los demás. "Es en La Biblia donde encontramos el sentido de lo que realmente somos como cristianos", indicó.

Pidió a los feligreses que también hagan un esfuerzo de escuchar al otro, de dialogar con el otro, de estar cerca, ya que eso también es ayudar a los demás, y no es siempre con cosas materiales. "Los invito de verdad a que ustedes vean un poco en su vida cómo están, que el Señor nos acompañe a todos y que nos dé fuerza para cumplir con el mandato de ser solidarios y misericordiosos con el prójimo", reflexionó.

También dijo que la naturaleza está para todos, que todo lo que existe es para el propio bien, pero también de los demás. Ayer, en la misa de Te Deum por la efeméride departamental, monseñor Leigue también habló de la naturaleza, llamó a cuidarla, a parar con los incendios, y dijo que prefiere pensar en positivo, al punto de negarse a pensar que son daños premeditados.